La Marea recurre al PP y al Bloque para negociar los presupuestos municipales

|

Menos de veinticuatro horas después de brindar al PSOE la oportunidad de retomar las negociaciones para la elaboración del presupuesto municipal, el alcalde, Xulio Ferreiro, anunció ayer su intención de desechar la vía del pacto bilateral con los socialistas y abrir las conversaciones al resto de los grupos.
“Seguimos abertos a un acordo co grupo socialista, pero se queremos levar adiante os presupostos este mes temos que falar xa cos outros grupos”, argumentó el regidor, que consideró que los mareantes han sido “todo o conciliadores e pacientes co PSOE”, que hace dos semanas paralizó las conversaciones por la actitud “desleal” del grupo de Gobierno. 
Siguiendo este nuevo plan, la Marea se reunirá el lunes con los portavoces del PP y el BNG para coordinar el proceso de diálogo. Sobre la mesa, el proyecto presupuestario del equipo de Ferreiro, un texto que estarán “contentísimos” –en palabras del alcalde– de ampliar con las propuestas del resto de la corporación. Siempre sin renunciar a los aspectos principales del programa del grupo de Gobierno; estos “terán que manterse aí”.

escepticismo
La proposición ha sorprendido a los grupos invitados a la negociación, que hasta el momento habían seguido el proceso como espectadores. El PP ha manifestado en repetidas ocasiones que en los ocho meses que lleva gobernando la Marea no ha negociado ningún documento ni tenido en cuenta sus aportaciones, algo que también ha denunciado el BNG, que llegó a proponerse como mediador entre mareantes y socialistas para desbloquear la negociación. 
Con estos antecedentes, los populares advierten de que no se prestarán a participar en un “paripé de una supuesta negociación de presupuestos si no hay una voluntad real de dar una participación activa en la elaboración”.
El BNG, aunque lamenta haberse enterado de la ruptura definitiva de la negociación con el PSOE y del ofrecimiento del Gobierno municipal a través de la prensa, está dispuesto a hablar cuanto antes de “propostas para facer ns orzamentos que fagan posíbel a posta en marcha de políticas novas”.
Mientras, el portavoz socialista, José Manuel Dapena, envió un mensaje claro al alcalde, al que dijo que tiene que decidir si prefiere mantener una relación de lealtad con el PSOE y ofrecer garantías de que Marea Atlántica cumplirá los acuerdos alcanzados entre ambos o si prefiere sentarse a negociar con el Partido Popular.
Los socialistas insisten en su disposición a negociar los presupuestos con el Gobierno local, pero reiteran que no puede retomar las negociaciones mientras la Marea “se empeñe en su actitud desleal, al no respetar ni los tiempos de negociación y al no cumplir los acuerdos que se alcanzan”. Apelan al compromiso adquirido con los coruñeses de garantizar un cambio seguro en la ciudad para negarse a avanzar en una negociación en la que, dicen, la Marea les exige apoyar unas cuentas con una venda en los ojos, sin conocer las partidas, sin tener oportunidad de participar en el diseño global del presupuesto y sin garantizar que será útil para la ciudad.
El alcalde no comparte este análisis y replicó que “calquera que teña negociado uns presupostos sabe que estes non van ao detalle, senón que son propostas de gasto”. A su juicio, la falta de acuerdo “igual tamén ten que ver con que quen representa ao PSOE aquí non ten experiencia, non sabe e non ten intención de chegar a acordos”.
En este sentido, Xulio Ferreiro confió en el que el grupo socialista “non entorpeza o labor de Goberno”. “Se non se quere apoiar os orzamentos, perfecto, pero que nos deixe aprobalos”, sentenció.

La Marea recurre al PP y al Bloque para negociar los presupuestos municipales