Sin rastro del pescador arteixán desaparecido el domingo en el entorno de Punta Nariga

Copia de Diario de Bergantiños-2016-03-15-007-76c4431f
|

La segunda jornada de búsqueda de Joaquín Rabuñal, el vecino de Arteixo que desapareció el domingo mientras pescaba en el entorno del faro malpicán de Punta Nariga, se saldó con el mismo resultado que el primer día del operativo: nulo. Y es que los equipos de emergencia siguen sin tener ningún rastro del pescador de 54 años a pesar de que ayer volvieron a la zona para rastrearla por mar y tierra con la intención de encontrar algún indicio que indicara el lugar exacto de su desaparición. 
En las labores de búsqueda de ayer participaron hasta tres helicópteros –el Helimer 209 de Salvamento Marítimo, el Pesca II de la Xunta y Cuco de la Guardia Civil por la tarde– además de las embarcaciones Salvamar Altair y la LS Tara, de la Cruz Roja.  Además, medio centenar de personas realizaron la búsqueda por tierra, entre ellos efectivos de Protección Civil de Malpica y Arteixo, el GES de Ponteceso, la Guardia Civil –que intentó localizar al pescador por la señal del móvil, sin éxito–, y también se incorporó al operativo la unidad subacuática del cuerpo armado. 
Entre todos rastrearon los más de 20 kilómetros que hay entre O Roncudo de Corme hasta Punta Barizo, según informó el GES, revisando palmo a palmo toda la costa y el monte, sin que se encontrara ninguna evidencia de la presencia del arteixán, ni la caña de pescar ni alguna prenda de ropa. Por este motivo los equipos de emergencia aseguran que se trata de un caso muy extraño y evitan sacar ningún tipo de conclusiones sobre las causas de la desaparición. 
En la zona también estuvieron familiares de Rabuñal y el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, ya que el pescador trabaja en el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento. 
Según explicaron sus familiares, Rabuñal no es un novato y pescaba desde hacía años, además de ser un asiduo visitante de Punta Nariga, donde solía pescar sargos y robaliza en la zona de As Subelas. Su sobrino, que siempre lo acompañaba en las salidas a pescar pero que esta vez fue sustituido por un amigo, señaló que Rabuñal sufría de vértigo.
Fue precisamente en As Subelas donde el domingo en la mañana el arteixán se separó de su compañero, con el que había quedado a las 12.30 horas en el mismo punto. Fue este amigo el que denunció su desaparición al no haber acudido a la hora pautada y buscarlo él mismo durante casi dos horas. 
Según indicaron los percebeiros, la zona es complicada porque abundan las furnas, el viento es siempre fuerte e influye en las corrientes marítimas. 
Los equipos de rescate volverán hoy a rastrear toda la zona en el tercer día del operativo.

Sin rastro del pescador arteixán desaparecido el domingo en el entorno de Punta Nariga