El Consistorio reactiva los presupuestos participativos a un mes de las elecciones

El Ideal Gallego-2019-04-26-003-5568dbb5
|

El Gobierno local puso en marcha en 2016 los presupuestos participativos, una iniciativa en la que los ciudadanos pueden proponer y votar ideas y actuaciones que luego se harán con fondos municipales. Ayer se puso en marcha la cuarta edición de este programa, un mes antes de que se celebren las elecciones municipales.

La cita electoral que definirá el próximo Gobierno local podría dejar las iniciativas de los coruñeses en papel mojado si se da un cambio de poder en María Pita y el nuevo gobierno decide no continuar adelante con este programa. 

De hecho, los ciudadanos podrían no llegar a tener la oportunidad de votar los proyectos que se propongan hasta el 21 de mayo ya que la fase de votación se producirá después del verano, momento en el que los servicios municipales deberían concluir con las valoraciones técnicas de las iniciativas. Después de la fase de propuestas, se abre un período para que los ciudadanos puedan dar sus apoyos a las ideas que más sean de su agrado.

Los proyectos, aunque se proponen y se deciden en el año de inicio de la edición, no se empiezan a ejecutar hasta el ejercicio siguiente. Después de un primer año en el que el Gobierno local reservó un millón de euros para los presupuestos participativos, en los dos últimos años esta cantidad ascendió hasta los tres millones, uno de ellos para iniciativas de carácter general para toda la ciudad y otros dos repartidos equitativamente entre los diez distritos de la urbe.

Futuro incierto
La Marea decide poner en marcha ahora una nueva edición del programa aunque pocos días después del cierre de la fase de propuestas podría llegar a su fin, una decisión que dependerá del próximo gobierno que salga de las urnas. Del resultado de las elecciones municipales dependerá el destino de este y otros programas implantados por el Gobierno local. En caso de nuevo gobierno de la Marea Atlántica no sufrirá ninguna modificación, pero en caso de que sea otra formación la que obtenga el poder en María Pita podría decantarse por poner fin a los presupuestos participativos o incluir modificaciones en la iniciativa.

En la edición del año pasado participaron en la votación 2.283 ciudadanos, superando a los 1.421 coruñeses que habían participado en la edición anterior. El número de participantes ha sido un aspecto muy criticado por parte de la oposición, que considera que los datos reflejan que las iniciativas que se llevan a cabo no se corresponden las necesidades de la población.

A la espera
No solo lo que se considera como una baja participación en el programa provocó quejas en torno a los presupuestos participativos, sino que la ejecución de los proyectos está en el punto de mira.
Por ejemplo, en la primera edición de los presupuestos participativos, la de 2016, se seleccionaron 21 proyectos, pero según explicó la concejala de Participación e Innovación Democrática, Claudia Delso, hay tres que todavía no están disponibles para los ciudadanos. Esto lo achacó a aspectos como depender de fondos europeos o la necesidad de más tiempo para desarrollar algunos como aplicaciones para dispositivos móviles.

Mucho peores son los datos de ejecución relativos a 2017, en los que faltan más de la mitad de las iniciativas por realizarse. En esta edición hubo 46 iniciativas entre las que se repartieron los tres millones de euros presupuestados, pero de estas quedan 27 por hacerse realidad.

Mientras, los proyectos que fueron seleccionados el año pasado y que deberían ejecutarse a lo largo de este ejercicio se encuentran en punto muerto al no haberse aprobado el presupuesto municipal. El panorama tras las elecciones podría reactivarlos si la nueva composición de la corporación sufre variaciones, aunque también podrían ser iniciativas que nunca se llevarán a cabo si el nuevo equipo de gobierno las deja sin dotación económica.

El Consistorio reactiva los presupuestos participativos a un mes de las elecciones