Villares pide “unidad” y Anova, una En Marea “al servicio” de los municipalistas

|

Este año no se repitió la foto de unidad del pasado 25 julio de 2017. Esta vez los actos por separado de En Marea y Anova se mantuvieron alejados en un clima de crisis de la formación de confluencia. Con todo, el líder del partido, Luís Villares volvió a apelar a la “unidad”, mientras desde Anova se lanzaba el mensaje de la necesidad de que En Marea se ponga “al servicio” de las mareas municipalistas.
Así, Anova reclamó el relanzamiento del espacio de unidad popular de En Marea, poniéndose “al servicio de las mareas municipales”, de cara a frenar el renovado “bipartidismo dinástico” que trata de “restaurar” el “régimen del 78”.
Así lo manifestó su portavoz, Antón Sánchez, en el transcurso del acto que la formación desarrolló al mediodía, con romería y acto político, en el parque de As Galeras, en Santiago, para conmemorar el Día da Patria bajo el lema “República desde os concellos”, con la presencia de más de un centenar de personas.
“Tenemos un problema en Galicia si la pluralidad de En Marea es menos que la pluralidad de las mareas municipalistas”, sugirió Sánchez, para quien “no hay razón para el enroque, para el no diálogo”.

“Consenso fundacional”
Tras reclamar el necesario “retorno al consenso fundacional de En Marea” y remarcar que “no hay futuro en la unidad popular cuando se pretende la hegemonía de una parte sobre el todo”, resaltó que “ninguna marca vale más que la unidad popular, ninguna parte vale más que el todo”.
Por todo ello, incidió en el apoyo de Anova a la propuesta de Compostela Aberta para iniciar un proceso “para relanzar el espacio de diálogo, para relanzar el espacio de la unidad popular”. “No hay unidad popular si le tenemos miedo al debate, a la crítica, a la autocrítica, a esa pluralidad o si se criminaliza ese debate”, ha añadido.
Una defensa cerrada de los consensos fundacionales de En Marea y el apoyo al “relanzamiento del espacio político” expuesta como base fundamental para “romper” el “viejo bipartidismo dinástico” que, en su nuevo ciclo, se presenta con “una renovada obediencia al régimen del 78”.

Próximos retos
En la misma línea se pronunció el fundador de Anova, Xosé Manuel Beiras, que precedió en la palabra a Sánchez y que precisó los próximos retos a los que se tiene que enfrentar Anova.
El primero pasa por fortalecer la unidad popular desde las Mareas municipales para consolidar los “gobiernos rebeldes”. El segundo objetivo gira en torno a “contribuir a que la dirección de En Marea recupere la fidelidad absoluta a los principios fundacionales del pacto de Mazarelos”.
El tercero, y sobre el que Beiras más incidió, fija la atención en el papel de En Marea en el Congreso, incidiendo en que las fuerzas del Estado integradas en En Marea, “de Podemos o de lo que sea, reconsideren y rectifiquen con lealtad y el grupo parlamentario confederal de En Marea tenga autonomía política”. Así, instó a que se “emplace a las fuerzas del Estado a sus sucursales aquí, incluso las que están integradas en En Marea, las que dicen que son de Podemos o de lo que rayos sea, rectifiquen su comportamiento” con respecto al espacio de confluencia gallego.
“Hay que reclamarlo rotundamente, hay que rectificar y establecer pasos para que el grupo de En Marea sea reconducido a lo que fue el acuerdo del grupo parlamentario confederal, en el que el grupo de En Marea tiene autonomía incluso para decisiones políticas y seguir la línea que le tiene que marcar En Marea”, zanjó. “Fuimos leales, y hay otros que no mantuvieron eso y en grupo mixto tienen una consideración de Unidos Podemos que nosotros no tenemos”, concluyó.
Mientras, En Marea celebró el Día da Patria con un llamamiento a la unidad como “espacio abierto” y de encuentro y debate político, en palabras de su portavoz, Luís Villares, quien defendió esto como algo compatible con la “diversidad” y los actos por separado de los partidos que integran la formación).
Con un acto en el parque de Vista Alegre de Santiago, a tan solo unos cientos de metros del que celebró Anova, Villares valoró que “sería formidable” repetir esta jornada la imagen que se dio en el reciente encuentro de Compostela Aberta, donde estuvieron presentes referentes de este espacio político.
A la fiesta de En Marea, bajo una robleda, acudieron diputados como Davide Rodríguez, Pancho Casal y Paula Vázquez Verao, así como la eurodiputada Lídia Senra y la concejala de Compostela Aberta Concha Fernández, entre otros. Además, estuvo la vicepresidenta de la Generalitat valenciana Mónica Oltra, de Compromís.

Mitin humorístico anulado
Tras anularse finalmente el mitin en clave de humor previsto para ironizar sobre la confluencia, el acto de En Marea consistió en una comida “de fraternidad” con churrasco como plato principal y a continuación actuaciones para los más pequeños.
Durante su comparecencia, Villares también aseguró que ni hay “ni va a haber ruptura” en la formación, integrada por Podemos, Anova y Esquerda Unida. l

Villares pide “unidad” y Anova, una En Marea “al servicio” de los municipalistas