Oubiña logra la libertad y trabajará con extoxicómanos en una ONG de Madrid

12/09/2012. NAVALCARNERO (MADRID), 17 julio 2012. El narcotraficante Laureano Oubiña (d) abandona hoy la prisión de Navalcarnero (Madrid), tras haber cumplido varias condenas por tráfico de drogas. Oubiña, de 68 años, ha
|

El narcotraficante Laureano Oubiña abandonará la prisión de Navalcarnero (Madrid) en los próximos días u horas tras concederle la Audiencia Nacional el tercer grado y la libertad condicional debido a su edad y su estado de salud. El cambadés vivirá cerca de Madrid para trabajar en una ONG de atención a emigrantes y extoxicómanos. Esta propuesta la hizo el propio Oubiña y ha sido valorada por el alto tribunal, así como su evolución “positiva”, la antigüedad de los hechos delictivos y su conducta global.

La Audiencia se pronunció ayer en un auto en el que estima el recurso interpuesto por la defensa del arousano contra un acuerdo de Instituciones Penitenciarias de 2016, en el que se le mantenía en segundo grado. De hecho, toma la decisión en contra de su criterio, pero con la conformidad del Ministerio Fiscal, y le concede el tercer grado y ordena la incoación del expediente de libertad condicional, con lo cual su salida es inminente.

condena hasta 2018
Oubiña debería permanecer en prisión hasta septiembre de 2018 en cumplimiento de la condena de cuatro años que le fue impuesta en 2015 por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico. Sin embargo, la Audiencia ha resuelto de manera favorable al cambadés, que esta semana cumplió dos tercios de la pena.

El juez José Luis Castro estima el que “no constan expedientes disciplinarios ni incidencias negativas que puedan determinar un mal comportamiento”; una evolución global “positiva”  con el “buen uso” de sus permisos carcelarios; así como que goza de apoyo familiar y ha fijado su domicilio y actividad “fuera de Galicia”. 

En concreto, Oubiña colaborará con la Asociación San Francisco de Asís, con sede en Madrid, y que trabaja en la acogida de emigrantes y exdrogadictos. El magistrado considera esto “un aspecto muy importante” pues la actividad “le permitirá conocer, valorar y asumir las consecuencias de la actividad delictiva”. Es más, señala que es importante como parte de su reinserción en la sociedad que trabaje con personas víctimas de la drogadicción y también destaca que Oubiña propuso voluntariamente la realización de este tipo de trabajos. 

argumentos en contra
Pero sobre todo, ha pesado el hecho de que en mayo cumplirá 71 años y su estado de salud que, según el propio narcotraficante, es malo porque padece cáncer. 
En cuanto a los factores de inadaptación señalados por Instituciones Penitenciarias para rechazar la concesión del tercer grado, el juez señala que “no cabe reincidencia delictiva” pues ya cumplió con las tres condenas por tráfico de hachís; y también “decae” el argumento de “alarma social” porque en sus permisos no ha habido incidencias negativas, siempre según el auto judicial. Instituciones también había argumentado, entre otras cuestiones, un “escaso efecto intimidatorio de la pena”, pero Castro señala que “no se acredita” que esté incurso en una nueva causa penal.
La resolución también recuerda que la legislación contempla que las penas de privación de libertad se orienta a la reinserción y la reeducación “sin que en ningún caso pueda mantenerse a un interno en un grado inferior cuando por la evolución de su tratamiento se haga merecedor a su progresión”. 

Oubiña logra la libertad y trabajará con extoxicómanos en una ONG de Madrid