La Cocina Económica necesita nuevos socios para mantener sus servicios

Copia de El Ideal Gallego-2017-02-05-013-0a771614
|

La administración de la Cocina Económica no quiere ni oír hablar de obras tres años después de que se plantease un ambicioso plan para que el inmueble creciese en alturas y se convirtiese también en una especie de pequeño albergue. La prioridad ahora pasa por conseguir nuevos socios que compensen las bajas para poder seguir alimentando a casi 1.500 coruñeses a diario.
Después de la obra de adecuación para pasar la inspección técnica de edificios, los efectos continuados de la crisis hicieron descartar por completo acometer una reforma más profunda de la sede de la Cocina Económica. Según el administrador de la organización solidaria, Óscar Castro, es más necesario lograr nuevas altas de benefactores que permitan la supervivencia de la labor fundamental de cocina y reparto de comida. 
“Puede que tengamos que hacer una campaña de captación”, reflexiona. Y es que la gran mayoría de las aportaciones económicas llegan de asociados de edades avanzadas y cuando hay una baja en el listado hay que intentar suplirla, algo que no está resultando nada fácil. 
Según Castro con las donaciones ya se soporta la atención a un elevadísimo número de usuarios, que a pesar del supuesto inicio de la recuperación no ha mermado. “Hace siete años con los mismos socios dábamos entre 700 y 800 comidas diarias y ahora mismo llegamos a las 1.400” en los cuatro puntos de reparto, incide, para dar una idea de lo que se precisan nuevos colaboradores incluso aunque no sea para compensar el fallecimiento de otros. 
“Por lo menos intentamos pagar con eso los mantenimientos y los gastos diarios y los víveres pueden venir de donaciones, campañas de recogida y del Banco de Alimentos Rías Altas”, dice. Por eso, cree que abrir otras vías de gasto sería generar un agujero en la Cocina Económica. 
Para los interesados en sumarse al apoyo económico recuerda que no hay aportaciones fijas ni un contrato de permanencia en el listado. n

La Cocina Económica necesita nuevos socios para mantener sus servicios