Senador o embajador en la Santa Sede son los posibles destinos

|

 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decidirá el camino que siga Camps, aunque fuentes de la cúpula del PP apuntan tres destinos: senador por designación del Parlamento autonómico, un cargo de importancia en Génova o una Embajada. La de la Santa Sede es la que más nombran.

Se da por hecho que Camps, superado su “calvario” y “envalentonado” por su inocencia, querrá regresar a la primera línea y que así se lo pedirá a Rajoy de modo inminente, sin esperar un tiempo, sin tomarse un descanso.

A las fuentes del PP les gustaría –consideran que es la decisión “más sensata”– que el expresidente se dé “un par de años sabáticos” antes de que Rajoy decida qué funciones entregarle.

Pero no lo ven probable, pues, explica un mandatario a condición de no revelar su nombre, “Camps piensa que es una víctima a la que le han robado el honor”, así que no esperará “ni un día” a impulsar su regreso al primer escalón de la política.

¿Intentará ser de nuevo presidente de la Generalitat? Las fuentes contestan que no, pero también que como líder “en la sombra” de la organización en la Comunidad Valenciana fiscalizará todo lo que pueda la labor de su sucesor, Alberto Fabra.

Las dudas que genera Camps por su futuro son tantas como las que las fuentes sienten sobre el actual presidente de la Generalitat. “Fabra deberá ahora estar muy atento a cómo gestiona la herencia que ha recibido; estará más maniatado”, afirma un dirigente también, al tiempo que pronostica “una lucha callada entre ‘campsistas’ y ‘fabristas’”.

Senador o embajador en la Santa Sede son los posibles destinos