Detenido por pegar a su novia, arrojarle un lata y amenazar con apuñalarla

|

Un hombre fue detenido a las tres y veinte de la tarde de ayer por agentes de la Policía Local en su domicilio de la calle Ribeira, en Novo Mesoiro, por un presunto delito de violencia de género. Al parecer, había arrojado una lata de refresco contra su novia y le había golpeado en un brazo. El suceso fue denunciado por el padre de la víctima, al que el detenido habría amenazado con apuñalarle, a él y a la víctima.
La sala del 092 envió un patrulla al lugar de los hechos nada más recibir una llamada alertando de lo que estaba ocurriendo.  Nada más llegar, les salió al encuentro el padre de al víctima, que les contó que había recibido una llamada de su hija estaba siendo agredida pero que no podía subir al piso porque el novio le había amenazado.
Los agentes subieron al piso y se encontraron con la mujer, cuyo estado los policías describieron como “muy nerviosa y llorando”. Ella explicó a los agentes que había entablado una discusión con su novio seguida de un forcejeo. Al final, él le golpeó en un brazo y le tiró una lata de refresco a la cara. También había amenazado con apuñalarla. A ella, y a su padre.
El siguiente paso de los agentes fue hablar con el presunto agresor, que se encontraba en el domicilio. Éste admitió que había discutido con su pareja, pero negó las acusaciones de agresión y amenazas. A pesar de ello, fue identificado y detenido.   

Menos arrestos
A falta de conocerse los datos del año pasado, se sabe que del total de detenciones que realiza la Policía Local, una parte muy importante es por delitos de violencia de género. En 2013 sumaron 53, lo que implicaba mantener una tendencia que había ido acentuándose en los últimos ejercicios. Sin embargo, esta tendencia cambió de forma significativa durante 2014, cuando se vio que los arrestos se desplomaban a la mitad.
Si en los tres primeros trimestres de 2013 se detuvieron a más de 40 individuos por este motivo, hasta septiembre de este año se habría detenido a cerca de la mitad. La mayoría de los denunciados eran españoles de entre veinte y cuarenta años, aunque hay alguno de más de cincuenta. A estas intervenciones hay que añadir las que no culminaron en   detención, algo que ocurre en contadas ocasiones.

Detenido por pegar a su novia, arrojarle un lata y amenazar con apuñalarla