El EI tiene presencia en la mitad del territorio sirio tras tomar Palmira

PAL03. PALMIRA (SIRIA), 19/05/2015.- Vista de humo luego de que un misil sirio cayera en posiciones enemigas durante combates hoy, martes 19 de mayo de 2015, en el antiguo oasis de la ciudad de Palmira, ubicada casi a 215 kilómetros al noreste de D
|

La aviación del régimen sirio bombardeó puntos de la ciudad monumental de Palmira, en un intento de dañar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), que el miércoles se apoderaron de ella y que ya controlan más de la mitad de Siria. Por el momento, poco se sabe de lo que los extremistas están haciendo en el interior de la urbe moderna y en su parte antigua, que está en la periferia suroccidental.
El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró ayer que no están perdiendo la guerra contra el grupo Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y apuntó que quieren intensificar el entrenamiento de milicias suníes en algunas zonas para apoyar a las fuerzas iraquíes. “No creo que estemos perdiendo (la guerra contra el EI)..., aunque no hay duda de que hubo un revés táctico (con la pérdida reciente de la ciudad iraquí de Ramadi)”, dijo Obama en una entrevista con la revista “The Atlanctic”.
“Ramadi ha sido vulnerable durante mucho tiempo, principalmente porque esas fuerzas de seguridad iraquíes no han sido entrenadas por nosotros”, dijo.
El gobernante estadounidense indicó que es necesario mejorar el apoyo a zonas iraquíes de mayoría suní -como Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar- que recelan de la intervención de milicias chiítas más afines al Gobierno de Bagdad del primer ministro Haider al Abadi. “El entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes, las fortificaciones, los sistemas de control y mando no se están poniéndose en marcha en Al Anbar, en las zonas suníes del país, a la velocidad necesaria”, explicó Obama.
La minoría suní de Irak mantiene profundos recelos, no solo ante las Fuerzas Armadas iraquíes, dominadas por mandos chiítas, sino especialmente frente a milicias chiítas apoyadas por Irán que fueron esenciales para expulsar al EI de otras ciudades como Tikrit.
Mientras tanto, en el norte, las fuerzas del Kurdistán iraquí (peshmerga) mantuvieron a los yihadistas suníes del EI a raya, mientras la alianza que encabeza Estados Unidos bombardea desde el pasado otoño una amplia zona que va desde el noroeste de Siria a las afueras de Bagdad.
Obama negó de nuevo que contemple el envío de tropas de tierra a Irak: “La cuestión es, ¿cómo encontramos socios efectivos para gobernar esas partes de Irak que son ingobernables y derrotamos al EI tanto en Irak como Siria?”.
La Casa Blanca es objeto de duras críticas después de que el EI arrebatara al Ejército sirio fiel a Bachar al Asad la ciudad de Palmira, con lo que los yihadistas tienen bajo su control más de la mitad del territorio sirio.
En una audiencia del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, varios expertos coincidieron en que la estrategia de Estados Unidos en Siria e Irak “está condenada al fracaso” tal como está diseñada.
“No hay posibilidad alguna de éxito con la estrategia actual”, explicó el general retirado John Keane, quién señaló que hay problemas en la cadena de mando estadounidense para elaborar una estrategia que deje al EI sin libertad de movimientos. n

El EI tiene presencia en la mitad del territorio sirio tras tomar Palmira