El Obradoiro se impuso con mucho sufrimiento

|

obradoiro (24+19+15+25): Rodríguez (12), Bufford (9), Corbacho (12), Kendall (23), Mejri (5) –cinco inicial– Pumprla (7), Dewar (2), Junyent (11), Hopkins (-) y Freire (2).
manresa (16+19+20+23): Rodríguez (3), DeVries (13), Hanga (2), Ramsdell (4), Asselin (13) –cinco inicial– Hernández (12), Arteaga (11), Palsson (-), Arco (9) y Yanev (11).
árbitros: Redondo, Jiménez y Fernández. Sin eliminados.
cancha: Fontes do Sar (5.235).

El Obradoiro venció al Assignia Manresa con mucho sufrimiento, tras ir por delante en el marcador todo el partido hasta el ecuador del último cuarto, cuando estuvo unos instantes por detrás.

El inicio no pudo ser mejor para los locales: parcial de 8-0 con dos canastas de Salah Mejri y otras tantas de Levon Kendall que llevarían más tarde a una ventaja máxima de nueve puntos (11-2, min. 5).

Jaume Ponsarnau vio claro que el punto débil del Obradoiro estaba en Mejri, que aún no tiene claros una serie de conceptos defensivos, y eso lo aprovechó a la perfección Óliver Arteaga con siete valiosos puntos que ayudaron al Manresa a acercarse a uno (30-29, min. 15).

Como había sucedido en el primer cuarto los últimos instantes fueron para Oriol Junyent, en esta ocasión ayudado por Kendall, que volvió a dejar una cómoda ventaja para su equipo, pues se fue al descanso con ocho puntos de margen (43-35).

En la reanudación fue Josh Asselin el que tuvo el papel protagonista junto con Charles Ramsdell y Adam Hanga, que consiguieron el primer empate en el luminoso en el min. 23 (44-44), aunque la alegría duraría muy poco en el equipo catalán.

De nuevo el Obradoiro se puso por delante en el marcador, gracias a varias acciones de un desaparecido hasta el momento William Bufford, que consiguió siete puntos y dar nueve de ventaja a los suyos (56-47, min. 27) aunque en los tres minutos que restaron de cuarto un caos defensivo en varias jugadas que obligó a Moncho Fernández a pedir un tiempo muerto dejó la contienda más igualada (58-55).

Por si fueran pocas las preocupaciones en el Fontes do Sar, Alex Hernández consiguió el empate en la primera acción con un 2+1 del partido y el marcador estuvo muy igualado hasta que en el minuto 34 Arteaga fue capaz de poner por delante al Manresa por primera y única vez en el encuentro (65-67).

A partir de ese momento y durante tres minutos más eran los jugadores de Moncho Fernández los que se ponían por delante mientras que el rival se limitaba a empatar, hasta que Alberto Corbacho abrió un poco más la brecha con un lanzamiento desde 6.75 metros (74-71) a tres minutos para el bocinazo final.

La defensa local creció en esos momentos cruciales en el equipo de casa y un buen robo culminado con contraataque por Kendall dejó el encuentro casi sentenciado (78-73, min. 38) y el intercambio de canastas no sirvió para nada en lo que restó de encuentro. n

 

El Obradoiro se impuso con mucho sufrimiento