El fiscal rebaja la petición de cárcel para la red que explotaba a mujeres bajo amenazas de vudú

GRA270. VIGO (PONTEVEDRA), 30/04/2015.- Segunda jornada del juicio seguido contra tres personas, dos hombres, Osaretin U. e Isaac Frank O.I., y una mujer, Joy I., todas de nacionalidad nigeriana, acusadas de formar parte de una red que explotaba sexualmen
|

La Fiscalía ha rebajado en 20 años, de 65 a 45, la pena solicitada para tres personas de nacionalidad nigeriana, dos hombres, Osaretin U. e Isaac Frank O.I., y una mujer, Joy I., acusadas de formar parte de una red que explotaba sexualmente y bajo amenazas de ritos vudú a mujeres africanas que introducían en España en pateras.
La Sección quinta de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, acogió ayer la última sesión del juicio, que se ha prolongado durante tres jornadas.
Cree la Fiscalía que el caso se corresponde con un delito de “transporte clandestino de personas puro y duro” y que los acusados participaban de forma activa en la recepción de las víctimas en España y su posterior traslado por territorio nacional o a otros países del entorno.
Considera acreditado que el acto de recepción de las mujeres tenía lugar en la vivienda de los acusados Joy. I. e Osaretin U., y que la primera participaba de manera activa en las coacciones a las que eran sometidas las víctimas para abonar la deuda de 35.000 euros que contraían con el tratante durante su viaje.
En anteriores sesiones, los acusados apuntaron a un familiar residente en Marruecos, y al que identificaron como Peter, como responsable de organizar los viajes y de percibir los beneficios que las mujeres obtenían ejerciendo la prostitución.
Sin embargo, la Fiscal considera probado que la acusada Joy I. también “mantenía un claro interés en el abono de la deuda”.
Aclara que las mujeres de origen africano eran sometidas a un proceso migratorio “dirigido y controlado” y que sufrían “grandes presiones” físicas y psicológicas, ya que eran amenazadas con rituales vudú, un hecho que las “aterrorizaba” según las declaraciones de varios testigos.
Explica además que los tratantes engañaban a las mujeres antes de salir de su país con la finalidad de explotarlas y contraer con ellas una deuda que las sumía en “la servidumbre”; creando así un “concurso ideal” entre los delitos de inmigración clandestina, trata de seres humanos y explotación sexual.

El fiscal rebaja la petición de cárcel para la red que explotaba a mujeres bajo amenazas de vudú