El Reino Unido detecta una nueva mutación en la variante británica del coronavirus

Una persona se toma una automuestra en Londres | NEIL HALL
|

Las autoridades sanitarias del Reino Unido detectaron una nueva mutación en la llamada “variante británica” del coronavirus, la cual, según temen los expertos, podría reducir la eficacia de las actuales vacunas.

En un análisis de 214.159 muestras de esa variante del virus, conocida como B117, los científicos del organismo de salud pública Public Health England (PHE) hallaron 11 casos de la mutación E484K, que también se encuentra en las variantes brasileña (B1128) y sudafricana (B1351).


Al responder ayer a esta información, Julian Tang, virólogo de la universidad de Leicester (centro), dijo que se trata de un hallazgo “preocupante”, aunque “no del todo sorprendente”, puesto que es normal que los virus muten.


Tang instó a la población a respetar las restricciones vigentes dado que los virus “no solo se propagan sino que evolucionan” para adaptarse a su entorno.


Al igual que otros expertos, este académico alertó de que la propagación de esta mutación dentro de la variante británica podría incidir en la eficacia de las vacunas, como ocurre con las brasileña y surafricana, si bien los preparados aún ofrecerían cierto nivel de protección.


Un estudio preliminar de la universidad inglesa de Cambridge difundido ayer indica que la vacuna de Pfizer es eficaz contra la variante británica, pero es “menos efectiva” cuando contiene la mutación E484K, pues entonces se requieren “niveles sustancialmente más altos de anticuerpos para neutralizar el virus”.


Aunque existen miles de variantes del coronavirus original circulando por el mundo, los expertos se centran sobre todo en estas tres por su potencial de contagio y aparente mayor resistencia a los fármacos.


Varias localidades de Inglaterra iniciaron ayer precisamente análisis a domicilio para detectar y aislar casos positivos de la variante sudafricana, entre indicios de que se está extendiendo entre la población en el Reino Unido.


El Gobierno conservador confirmó esta iniciativa después de que se detectaran en varios puntos del país los primeros supuestos de esa variante que no están vinculados directamente a un viaje a Suráfrica o a otros casos positivos conocidos.


Normalidad este verano

No obstante, Reino Unido espera estar cerca de la normalidad el próximo verano gracias a su rápida campaña de vacunación, lo que disparó el interés de los británicos por los destinos turísticos nacionales, ante el temor a que se mantengan duras restricciones para viajar al extranjero.


Más de nueve millones de británicos recibieron ya al menos una dosis de la vacuna contra el Covid y el Gobierno estima que un alto porcentaje de la población adulta habrá sido inmunizada en agosto, lo que llevó al ministro de Sanidad, Matt Hancock, a expresar sus expectativas de un “gran verano británico, libre y feliz”.

No obstante, el Ejecutivo ya advirtió que no prevé levantar las barreras al movimiento internacional en un fu turo cercano.


Tan solo durante el pasado fin de semana el Reino Unido vacunó a cerca de 900.000 personas, y espera haber inoculado una primera dosis a los 15 millones de ciudadanos de mayor riesgo dentro de quince días. A partir de entonces, confía en que comiencen a disminuir los casos más graves de Covid-19 y mejoren las cifras de hospitalizaciones y muertes, lo que permitirá poner relajar gradualmente las restricciones.

Ante esos avances, el primer ministro, Boris Johnson, se declaró “optimista”. 

El Reino Unido detecta una nueva mutación en la variante británica del coronavirus