La morosidad de la banca española sube de nuevo en julio tras dos meses de descensos

MIL02 MILÁN (ITALIA), 12/09/2014.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, participa en la reunión informal del Eurogrupo que se celebra en Milán, Italia, hoy, viernes 12 de septiembre de 2014. EFE/Matteo Bazzi
|

La morosidad del crédito concedido por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros que operan en España volvió a subir en julio al 13,15% tras caer durante los dos meses anteriores y quedar en el 13,06% en junio. Según los datos provisionales publicados ayer por el Banco de España, los créditos dudosos acumulados en el sistema financiero español a finales de julio sumaban 184.520 millones de euros, 1.722 millones menos que en el mes anterior.
El volumen total de los créditos concedidos por las entidades financieras a sus clientes también había caído a cierre de julio hasta los 1,403 billones de euros, desde los 1,422 billones del mes anterior. De esta forma, el indicador vuelve a subir y se anota nueve centésimas tras dibujar durante todo el año una trayectoria irregular, que le llevó a registrar pequeñas caídas en enero, febrero y marzo, después de que el 1 de enero el Banco de España hiciera efectivo un cambio en la forma de calcular la mora que ahora incluye en el crédito total el correspondiente a los Establecimientos Financieros.
Tras estas caídas, que habían dejado el ratio en el 13,39% en marzo después de iniciar el año en el 13,53%, la morosidad subió ligeramente en abril, hasta el 13,44%, para caer de nuevo en mayo al 13,39% y volver a bajar en junio al 13,06%.
En los últimos doce meses, la tasa de mora del sistema financiero español ha empeorado en casi 1,2 puntos porcentuales, ya que en julio de 2013 se encontraba en el 11,97%.
Desde entonces, el volumen de créditos dudosos, que se consideran así tras tres meses consecutivos de impago, ha crecido en 5.857 millones de euros, bastante menos que los 9.219 millones que había crecido en el mes anterior en comparación con junio de 2013.

La morosidad de la banca española sube de nuevo en julio tras dos meses de descensos