El BCE reitera su disposición a tomar nuevas medidas en marzo para fortalecer la eurozona

El presidente del BCE, Mario Draghi Yves Herman
|

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aseguró ayer que la institución monetaria “no dudará” en actuar tan pronto como en su próxima reunión de marzo en caso de que la baja inflación y las turbulencias financieras conllevaran riesgos a la baja para la estabilidad de precios.
En su comparecencia ante el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, el banquero italiano reiteró la determinación del BCE para “evaluar y posiblemente reconsiderar” su posición a principios del mes de marzo.
“De cara a hacer la eurozona más resiliente, son necesarias contribuciones de todas las partes”, afirmó Draghi en referencia a la necesidad de que los gobiernos también acometan reformas. “El BCE está listo para hacer su parte”, añadió.
En este sentido, Draghi apuntó la importancia de analizar el impacto de la magnitud y persistencia de la caída de los precios del petróleo y las materias primas y de los efectos de segunda ronda en salarios y precios.
Asimismo, el presidente del BCE señaló que la institución prestará atención al impacto de las recientes turbulencias financieras sobre la transmisión de los impulsos monetarios suministrados por el banco central.
“Si cualquiera de estos dos factores implican riesgos a la baja para a estabilidad de precios, no dudaremos en actuar”, subrayó Draghi.
Por otro lado, Draghi avisó de consecuencias sistémicas “desoladoras” si el acuerdo que aspiran a cerrar los líderes europeos esta semana para revisar las relaciones del Reino Unido con el resto de socios de la UE no incluye disposiciones claras para proteger la unión monetaria y el mercado común.
Recordó que el BCE no es parte de las negociaciones, pero indicó que trasladará a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE la necesidad de que cierren un pacto que proteja claramente el mercado interior y las opciones de seguir avanzando en la integración de la zona euro.
“Un marco poco claro, ambiguo,  tendría implicaciones de naturaleza sistémica, y esas implicaciones no serían positivas para la Unión Monetaria Europea ni para la eurozona”, indicó Draghi.

El BCE reitera su disposición a tomar nuevas medidas en marzo para fortalecer la eurozona