El Consistorio estudia que se habilite un espacio para gatos en la perrera

16 abril 2016 A Coruña.- La Marea quiere poner coto a los gatos callejeros Un gato camina por una de las calles del Barrio de Las Flores
|

Hace cinco meses que la Clínica Veterinaria Canis inició su lucha por la creación de un refugio para gatos en A Coruña. La petición, que continúa activa en la plataforma Change.org, está respaldada por la asociación Felinos Felices y cuenta a día de hoy con más de 3.100 firmas. El Gobierno local, tras la insistencia de diferentes asociaciones para que se cumplan los compromisos de control de las colonias de gatos y la denuncia de la difícil situación en la que se encuentran estos felinos, ya ha dado una respuesta.

La concejala de Medioambiente, Esther Fontán, se ha reunido recientemente con varias asociaciones y les ha comunicado su deseo de habilitar un espacio dedicado para gatos en la perrera municipal, todavía bajo la concesión de Servigal. La reforma, que supondría la creación de un espacio grande para felinos, está pendiente de ser aprobada y podría incluirse en los presupuestos de este año. La idea, según fuentes del Ayuntamiento, es licitar la obra mediante una concesionaria pero siempre con el consenso de todas las asociaciones de gatos que se quieran implicar. Esto sería de gran ayuda para todas estas asociaciones, tal y como explica la fundadora de Felinos Felices, Covadonga Fernández. “La situación es un desastre, es increíble que en una ciudad como A Coruña no exista un refugio para poder poner a los animales en cuarentena tras una operación o en fase de recuperación”, reconoce. El Consistorio realiza una aportación económica a las clínicas adscritas al programa para la esterilización de las gatas que son capaces de cazar los particulares y colectivos, algo que, para la fundadora de Felinos Felices, no es suficiente. “Las ayudas vienen cuando recoges a un animal en las zonas CES (Captura, Esterilización y Suelta), pero no toda la ciudad tiene estas zonas”, sostiene. Esto ocurre en el Barrio de las Flores o en la playa de Oza, donde no existen ayudas para las colonias allí existentes.

Desde Felinos Felices aseguran que, cuando se recoge a un gato de alguna de las zonas sin ayudas, tienen que correr con todos los gastos del tratamiento y buscar posteriormente una casa de acogida en la que se pueda recuperar el animal. “Contamos con la ayuda de clínicas como Canis, que nos facilita esta labor”, relatan. Esta situación desesperada ha llevado a Covadonga Fernández a comprar una finca para establecer allí un refugio para todos los gatos que recogen diariamente, muchos en situaciones trágicas. “El maltrato hacia los animales en esta ciudad es alarmante y nadie mueve un dedo para ponerle solución”, concluye. l

El Consistorio estudia que se habilite un espacio para gatos en la perrera