Un hombre resulta herido leve en un incendio en un bajo de O Castrillón

los bomberos acudieron al mediodía a juan flórez a sofocar un incendio pedro puig
|

Un hombre resultó herido, aunque de carácter leve, en un incendio que tuvo lugar ayer en el número 53 de la calle de O Castrillón. Allí, a las diez y media de la mañana, el humo que surgía de un bajo alertó a los vecinos de que se había declarado un incendio en un local que funcionaba como el almacén de una fontanería. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos de la Policía Local, que fueron los primeros en actuar: abrieron las puertas de madera y consiguieron sacar de allí a un hombre. Éste presentaba síntomas de intoxicación por humo y heridas leves, por lo que fue trasladado por una ambulancia del 061 al Hospital.

Sospechan que el fuego intencionado se produjo como consecuencia de un intento de suicidio

Para cuando llegaron los bomberos, la situación estaba bajo control y la víctima ya recibía los primeros auxilios por parte de los tripulantes de la ambulancia. Los miembros de la dotación penetraron en el bajo y descubrieron un hornillo y una olla que resultaron ser el foco del incendio. Pero lo que en un principio tenía aspecto de accidente resultó ser intencionado: según las autoridades, la víctima habría declarado que intentó suicidarse.

Sin embargo, otras fuentes consideran que se trató sobre todo de una simulación. “En el caso del fuego, si una persona quiere de verdad quitarse la vida nosotros no podemos hacer nada”. Además, el incendio fue muy pequeño y no afectó al resto del almacén, a pesar de que estaba lleno de material, parte del cual es inflamable.

 

difícil situación

Algunos vecinos señalan que la víctima es el hijo del dueño del local, y que tiene problemas. “Ese chico no está bien. Lleva mal mucho tiempo”, comentó una señora que explicó que duerme a menudo en ese bajo y que apuntaba más bien a un accidente como causa del incendio: “Porque allí quema cables para conseguir cobre y venderlo luego”. En todo caso, los bomberos no encontraron pruebas de que se hubiera fundido metal allí: se limitaron a ventilar el bajo y cerrar las puertas de madera, que tampoco habían resultado afectadas por las llamas.

Minutos antes de acudir a O Castrillón, los bomberos habían ido a la Urbanización Casablanca después de que les avisaran de una caída de cascotes a las diez y media de la mañana. Sin embargo, los daños tampoco eran graves: se había desprendido parte del techo de un balcón, y los fragmentos había caído a la calle. A los servicios de emergencia no les llevó mucho tiempo sanearlo.

Tampoco requirió mucho esfuerzo el incendio que se declaró al mediodía en el número 33 de la calle de Juan Flórez. La familia que reside en una de las viviendas del sexto piso se vio afectada por el humo que generó el incendio que se declaró en la cocina. Al parecer, las llamas prendieron en la campana extractora desde un fogón encendido y se extendieron por el barrotillo del acristalamiento, pero una vez más, los agentes municipales se adelantaron a los bomberos y vaciaron un extintor en la cocina, de manera que para cuando éstos llegaron, solo había rescoldos.

Un hombre resulta herido leve en un incendio en un bajo de O Castrillón