Tenemos el músculo deltoides preparado, ¿hasta cuando?

|

Somos muchos millones de españoles los que tenemos el brazo preparado, o sea nuestro músculo deltoides, para que nos inyecten la vacuna con la que estar más protegidos contra la covid-19. Y somos muchos también los que ya no nos creemos las promesas de los políticos, sobre todo los que se encargan del tema sanitario, que en cada nueva declaración nos siguen mintiendo con las fechas en las que estaremos todos vacunados. Sobre todo, ese dúo ya disuelto integrado por Illa y Simón al que yo comparaba con el dúo Sacapuntas, que durante un largo año nos han estado lanzando mensajes que la gran mayoría de las veces no se ajustaban a la realidad. Recordemos que Simón comparaba la COVID-19 con una gripe que apenas tendría incidencia entre la población española… y van más de 60.000 muertos, en las cifras oficiales, pero es un número que se queda corto según las informaciones periodísticas.

Soy de los que creo que siguen jugando con nosotros y con nuestra salud con ese juego mortífero de hoy tenemos vacunas y mañana no. En el momento actual en el supermercado sanitario –por aquello de los precios, las ofertas y las entregas de los productos– hay tres que ya se ha embolsado buenos réditos económicos procedentes de la UE. Las tres vacunas que se venden en ese supermercado del mercadeo político Moderna, Pfizer y AstraZéneca, deberían colmar las necesidades que tenemos los españoles de empezar a estar medianamente protegidos contra ese virus que tanta buena gente nos ha llevado. Por mi edad la AstraZéneca, no será alojada en mi torrente circulatorio a través del brazo ya que los estudios realizados no demuestran que tenga eficacia en las personas que ya han cumplido los 65 años. Y las otras dos están siendo testadas después de haber recibido muchas personas la segunda dosis.

Como decía al principio, me sigo haciendo una pregunta: ¿Hasta cuándo vamos a tener nuestro músculo deltoides preparado? El virus no espera y los ciudadanos ya no nos creemos más mentiras de los políticos. Las elecciones democráticas son muy importantes y están en nuestro ADN de convivencia, pero más importante es nuestra vida.

Tenemos el músculo deltoides preparado, ¿hasta cuando?