El cierre de la ciudad provoca que el tráfico caiga un 50% según las estimaciones de la Guardia Civil

La Policía Local controló los principales accesos de la ciudad por la mañana y por la tarde
|

La segunda jornada de cierre perimetral de la ciudad con motivo del puente de Todos los Santos destacó por su tranquilidad, por muy forzada que estuviera. Fuentes de la Guardia Civil calculan que se redujo a la mitad el tráfico habitual de entrada y salida con respecto a puentes de anteriores años. Eso impidió que, al revés que el viernes, cuando se registraron graves embotellamientos, se paralizara la ciudad. .

La vigilancia policial no fue tan estrecha ayer como el viernes pero, aún así, agentes de la Guardia Civil, así como de la Policía Nacional y Local, vigilaron los principales accesos de A Coruña y dieron el alto a algunos vehículos que se desplazaban en la periferia. De momento, no está confirmado que se haya sancionado a ningún conductor por violar las normativas publicadas en el DOG que entraron en vigor a las tres de la tarde del viernes.

Sin embargo, los agentes descubrieron a algunos infractores de las normativas de seguridad vial que sí fueron sancionados, individuos que circulaban sin carné o sin seguro y cuyo vehículo fue retirado por una grúa. En algún otro caso, como el de una pareja de Betanzos que se dirigía a Ikea cuando fue sorprendida por un control del Instituto Armado, aún no está claro si va a ser sancionada realmente.

A “toque de corneta”

La precipitación con la que se implantó el cierre perimetral tenía como objetivo sorprender al público y evitar que se produjera una estampida por parte de aquellos que no querían verse atrapados en la ciudad durante el puente. Pero también ha cogido desprevenidos a los policías: en un comunicado firmado por los sindicatos SUP; CEP, UFP, SPP se quejan de que “la Policía no funciona a toque de corneta” y añaden que “se está legislando sin xeito y sin sentidiño, sin planificación ni aviso previo, a golpe de BOE y de DOG, y en fin de semana o en su víspera a última hora cuando todo el mundo (Policías incluidos), ya tienen sus planes hechos y sus servicios planificados,

En todo caso, la mayor parte de los ciudadanos se enteraron en pocas horas del corte, y a día de ayer nadie podía alegar ya ignorancia. Las autoridades parecen bastante satisfechas de cómo han reaccionado al cierre. En cambio, a los coruñeses les cuesta más cumplir con otras de las restricciones, como la que prohíbe reunirse a personas que no sean convivientes, por lo que los agentes municipales realizaron batidas por el centro para disolver a cualquier grupo de personas que descubrieran reunidos en la misma mesa o en una esquina.

También durante la noche actuó la Policía Nacional, que no montó dispositivos durante la mañana y la tarde para garantizar el cumplimiento del toque de queda impuesto.

El cierre de la ciudad provoca que el tráfico caiga un 50% según las estimaciones de la Guardia Civil