El Estado Islámico avanza en la ciudad siria de Palmira e irrumpe en el museo

BAG10. NIKHEB (IRAK), 20/05/2015.- Integrantes de la milicia chiíta iraquí Kitab al-Abbas participan en un entrenamiento con las fuerzas armadas hoy, miércoles 20 de mayo de 2015, en Nikheb cerca Ramadi city, al suroeste de Irak. Info
|

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) irrumpió en el museo de la ciudad monumental siria de Palmira, aunque su contenido más valioso fue sacado por las autoridades antes de que los yihadistas tomaran el control de la localidad el miércoles, informó una fuente oficial.
El director general de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, dijo que lo único que los radicales destrozaron fueron algunas réplicas de estatuas hechas de escayola.
Abdelkarim afirmó que los extremistas colocaron a sus propios guardias en la entrada del centro. El responsable agregó que “el EI ha colocado su bandera en lo alto de la ciudadela” de Fajr Edin al Maani del siglo XIII d.C., que se eleva sobre un monte desde el que se divisa la urbe, situada en el este de la provincia central siria de Homs.
En cuanto a las ruinas, que se encuentran al suroeste de la parte moderna, “no hemos detectado movimiento en su interior”, apuntó Abdelkarim, quien, no obstante, manifestó su inquietud por el futuro de este sitio arqueológico, sobre el que se cierne “una gran amenaza”.
El director de las Antigüedades sirias lamentó que “la comunidad internacional no haya hecho nada para impedir la entrada del EI en Palmira”, pese a los llamamientos de las autoridades del país árabe.
Explicó que actualmente su departamento mantiene contacto con la “comunidad local”, arqueólogos y trabajadores del sector que permanecen en Palmira para seguir los movimientos del EI en la zona. Las ruinas de esta localidad son uno de los seis sitios sirios incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y que también están en su lista de Lugares en Peligro.
Situada en un oasis, Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda que atravesaban el árido desierto del centro de Siria. Antes del inicio de la contienda en el país, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas del Estado árabe.
Por otro lado, al menos 25 yihadistas murieron en bombardeos de la coalición internacional en la periferia del enclave kurdo de Kobani, en el norte de Siria, informó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
Los fallecidos en estos ataques aéreos son en su mayoría de nacionalidad extranjera y entre ellos hay un menor de edad.

enfrentamientos
Además de los bombardeos de la coalición, liderada por EEUU, estallaron choques entre el EI y las fuerzas kurdas Unidades de Protección del Pueblo en la periferia sureste de Kobani, ubicado en la provincia de Alepo.
El EI lanzó una ofensiva para tomar Kobani a finales de septiembre, pero la acción conjunta de los kurdos por tierra y de los bombardeos de la coalición acabó con la expulsión de los extremistas de la urbe el 26 de enero.
Desde entonces, los combates han proseguido en su periferia, donde los milicianos kurdos han recuperado el control de un total de 332 poblaciones y han alcanzado la frontera con la vecina provincia de Al Raqa.
También en el norte de Siria, en la provincia de Idleb, que está prácticamente bajo el control de rebeldes de tendencia islamista, se registraron enfrentamientos entre los insurgentes y las tropas del régimen sirio.

El Estado Islámico avanza en la ciudad siria de Palmira e irrumpe en el museo