El 092 pasa en tres años de cero a más de cien denuncias contra los “gorrillas”

El Ideal Gallego-2013-10-18-008-c6fbeb4a
|

Hay acciones que no constituyen exactamente un delito, pero si infracciones a las ordenanzas de la convivencia que aunque están reguladas a nivel autonómico, deben ser vigiladas por las autoridades municipales. Es el caso de la figura del aparcacoches ilegal, conocido como “gorrilla”, que en A Coruña se puede contemplar sobre todo en el aparcamiento de la Torre de Hércules, el del estadio de Riazor y en la calle Entrejardines. O se podía, porque fuentes municipales aseguran que se ha erradicado gracias a la presión policial, que pasó de traducirse en cero denuncias en 2011 a algo menos de 150 en lo que va de año.  
Desde María Pita justifican esa presión alegando que tratan de evitar a los conductores las molestias que suponen lo que es una forma encubierta de mendicidad. Algunas de las personas que dan una propina a los “gorrillas” lo hacen de buena gana, pero a otros les impulsa el temor a encontrarse la chapa de su vehículo rayada cuando regresen a buscarlo.
“Ahora estas personas ya no se encuentran en los puntos donde era normal verles y eso es gracias al trabajo policial”, señalan estas mismas fuentes, que reconocen que es necesario mantener una presión constante porque, cuando los individuos que se dedican a esta actividad encuentran desocupado un lugar apropiado, pasan a hacerse cargo de él hasta que se les echa.

desobediencia
“En otras ciudades también están combatiendo esta clase de problemas de convivencia, pero en A Coruña se está enfocando de una manera diferente, que consideran que es la clave de su éxito al reprimir esta actividad. En una primera fase, el policía local presenta una denuncia, pero si el aparcacoches insiste en seguir ejerciendo como tal, entonces se le acusa de desobediencia, lo que le lleva al juzgado. Esto ha ocurrido ya por lo menos en más de una docena de ocasiones este año.
En cuanto a las multas que acompañan estas denuncias, desde María Pita aseguran que son mucho más efectivas de lo que se puede suponer: “Es posible que algunos se declaren insolventes, pero todos tienen una cuenta corriente y de ahí se puede sacar el dinero”. n

El 092 pasa en tres años de cero a más de cien denuncias contra los “gorrillas”