La mayor cooperativa del Ofimático espera comenzar a construir el mes que viene

El Parque Ofimático, en Elviña patricia g. fraga

Tras años de esperas y demoras, Cofuncovi está a punto de firmar el crédito de siete millones de euros que le permitirá por fin poner hincar la pala en el Z-17, el solar que tienen reservados en los terrenos del Parque Ofimático. Los cerca de 60 cooperativistas esperan este momento, así que su presidente, José Ramón Mosquera, está impaciente. “Esperamos que nos llamen para firmar los documentos esta semana o la que viene, como muy tarde”. Los cálculos de Mosquera son que, a mediados de febrero, puedan comenzar con las obras preliminares de la que es la cooperativa más grande de las que componen este polémico polígono a las afueras de la ciudad.

Claro que todavía hay algunos flecos que cortar. “Tenemos que acordar con el Ayuntamiento un protocolo para la entrada y salida de los camones, por ejemplo”, reconoce el presidente de Cofuncovi. Su cooperativa no quiere pasar por los mismos problemas que A Carnocha, que en abril del añ pasado se encontró con serias dificultades para comenzar las obras por que los camiones que transportaban el material no tenían un vía de entrada y salida clara para poder llegar a su parcela. Los vecinos de Elviña que aún resisten en sus casas la expropiación, denunciaron en varias ocasiones que se estaban empleando rutas ilegales que allanaban terrenos privados.
 

Otro solar

Por otro lado, Cofuncovi cuenta en propiedad con otro solar, el Z-23, del que hay todavía quince plazas libres y del que todavía no se sabe cuándo empezarán las obras quedan todavía . “Por el momento, vamos con esta. Esperamos que cuando la gente vea que estamos construyendo sirva como reclamo y se anime a apuntarse”, desea Mosquera.

Cuando realmente comiencen las obras, se animaran todos los cooperativas, que llevan esperando este momento cuatro años pagando sus cuotas y escuchando con alarma las noticias que surgían del Parque Ofimático. Cada uno ha puesto cerca de 45.000 euros de los 145.000 euros que cuesta cada piso y ahora podrán ver como esa inversión se materializa de la mano de Dragados.

Y mientras unos desean que todo se acelere al máximo, otros desean ralentizarlo, como los promotores unidos en la asociación Aproinco, que tratan de modificar el plan original para ahorrarse costes de urbanización habida cuenta de que el desplome del mercado inmobiliario hace que ya no resulte rentable construir.

Otros que desean paralizar el avance del Ofimático son los vecinos de San Vicente de Elviña: un puñado de residentes que fueron expropiados en su día y que, sobre el papel, son promotores que también deben pagar costes de urbanización. Por lo menos tres de ellos esperan que la Concejalía de Urbanismo les envíe la orden de desalojo en cualquier momento.

La mayor cooperativa del Ofimático espera comenzar a construir el mes que viene

Te puede interesar