Grecia vuelve a cargar contra los refugiados en la frontera turca

Varios grupos de refugiados acampan en la frontera de Turquía con Grecia a la espera de entrar | dimitris tosidis (efe)
|

La policía fronteriza griega volvió a dispersar ayer con gas lacrímogeno a los refugiados que esperan desde hace días en el lado turco ante el paso fronterizo de Pazarkule, cerca de Edirne, con la esperanza frustrada de poder pasar a la Unión Europea (UE), según informa la cadena CNNTürk.

Esa emisora mostraba en directo cómo densas humaredas de gas lacrimógeno se dispersaban por el bosque fronterizo, donde varios miles de refugiados, la mayoría de Siria, Irak, Pakistán, Afganistán o Somalia, acampan desde el pasado viernes.

El pasado sábado tuvieron lugar varias cargas policiales similares, pero los migrantes no abandonaron la esperanza de que la Unión Europea cambie su política y les acabe franqueando el paso.

Desde el sábado por la tarde la policía turca vetó el acceso de la prensa a la zona de aduanas, pero permite el de migrantes que siguen afluyendo a la frontera, si bien otros ya se cansaron de esperar y abandonan la zona.

“Llegamos aquí el viernes porque en las redes sociales vimos la noticia de que Grecia iba a dejar pasar a 1.200 personas”, relata a el joven afgano Abdelwahid, de 26 años, que lleva tres años viviendo en Turquía, pero que conserva la esperanza de llegar a Suiz y asegura que está dispuesto a aguantar en la frontera hasta que el Gobierno griego cambie de idea.

“La policía fronteriza está usando gas lacrimógeno contra la gente. Hay muchísima gente, niños... No podemos cruzar. Aún no ha podido cruzar nadie. Si alguien consigue cruzar, lo mandarán de nuevo a Turquía”, vaticina.

El aumento de llegadas de migrantes desde Turquía a las islas griegas elevó el ambiente crispado en Lesbos, donde grupos de habitantes intentaron ayer impedir el desembarco de refugiados de un bote y atacaron a varios voluntarios y periodistas.

Según indican varios medios, en el pequeño puerto de Thermi, al norte de la capital, varios vecinos increparon a los tripulantes de un bote que intentaban desembarcar y les exigieron que se volvieran a Turquía. “Las fronteras están cerradas, ¿por qué habéis venido?, Marchaos de vuelta a Turquía”, les gritaron los vecinos

Desde la tarde del sábado, el Ministerio del Interior turco ha dado abultadas cifras en continuo incremento sobre el número de refugiados que habrían “abandonado Turquía” hacia Grecia. En el anochecer del sábado, la cifra ya rebasaba los 100.500.

Grecia vuelve a cargar contra los refugiados en la frontera turca