La comarca interior celebra una misa para denunciar el abandono del rural

|

Con una misa en la carretera que une Aranga con Monfero. Así, atendiendo al mandato de Francisco, que pidió salir a las calles para proclamar que Jesús de Nazaret también nació en una aldea, denuncia la comarca interior la crítica situación que atraviesa el rural, la escasez de servicios sanitarios y la merma constante de los educativos, coincidiendo con la Semana Mundial de la Mujer Rural y el Domund. “Porque Galicia es un país de misión”, explica el cura Luis Rodríguez Patiño.

El sacerdote incidió en que mientras los municipios del interior “pagan sus impuestos, y a veces más que los de la ciudad”, pero se les ofrecen “menos servicios y comodidades”, lo que supone contravenir, entre otras normas de obligado cumplimiento por parte de las administraciones, el Artículo 14 de la Constitución Española.

La eucaristía se celebró en medio de un cruce, entre las provincias de A Coruña y Lugo, y congregó a decenas de vecinos que, a pesar de la meteorología adversa, no dudaron en echarse a los caminos para dar la voz de alarma ante una sangría demográfica que se está cebando con Galicia.

Entre los participantes, muchos abuelos pero también numerosos niños, portando globos de colores y carteles en los que se reivindican como el futuro del rural, y hasta un panel explicativo pintado sobre verde: “Así é a miña aldea. Así é a miña xente”. Unos y otro, colocados detrás y ambos lados del improvisado altar, se unieron a una gran pancarta con el lema de la convocatoria y de esta característica misa: “O Rural non se Vende. Deféndese. A Sanidade, a Cultura e a Educación”. l

La comarca interior celebra una misa para denunciar el abandono del rural