El PP saca adelante en solitario el presupuesto de la Xunta para 2019

O presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, asistirá ao Pleno da Cámara. No Pazo do Hórreo. foto xoán crespo 18/12/2018
|

Los presupuestos de la Xunta para 2019 fueron aprobados ayer con el voto a favor del PPdeG y el rechazo de toda la oposición (En Marea, el PSdeG y el BNG), que durante un debate centrado por el conflicto en la sanidad pública gallega, pidió “rectificar” el proyecto de ley.


Por su parte, los populares defendieron estas cuentas que ascienden a los 9.850 millones de euros y reivindicaron la rectificación en el caso concreto de la pediatría: “Nosotros escuchamos, razonamos y cuando algo nos parece razonable lo incorporamos a nuestras enmiendas”. 


Tras la incorporación durante la tramitación previa del documento de siete enmiendas del PP, cuatro del PSOE y otras dos transaccionadas (una con los socialistas y otra con En Marea), y después de la retirada de una del PSdeG, se mantuvieron para este pleno 1.427.

En concreto, eran 431 enmiendas de En Marea (51 al articulado y 380 al estado numérico de los presupuestos), 619 del PSdeG (73 al articulado y 546 al estado numérico) y 377 del BNG (35 al articulado y 377 al estado numérico), que fueron descartadas por el voto en contra del PP, como grupo mayoritario. Después de la presentación del dictamen y el debate del estado de gastos y el articulado, se produjeron las votaciones.

En su intervención, la portavoz parlamentaria del BNG, Ana Pontón, criticó que “el PP se instaló en el no”, con lo que rechaza, entre otras cuestiones planteadas por los nacionalistas, un plan para la atención primaria, una tarifa eléctrica gallega y más escuelas infantiles públicas. En este sentido, recordó la “propuesta escondida” en la ley de acompañamiento para “cargarse la pediatría de atención primaria”, algo que “tuvieron que rectificar” los populares, para instar al grupo mayoritario a seguir “rectificando”.

Así, se centró en la política sanitaria de la Xunta al asegurar que es “un desastre” y supone “el desmantelamiento” de la sanidad pública, que se materializa, según dijo, a través de las cuentas. Por el contrario, reclamó, entre otras cuestiones, la contratación de más profesionales. En materia lingüística, reprobó que “hoy hay menos prensa en gallego que en el franquismo”.

Mientras, el portavoz del PSdeG en el Parlamento gallego, Xoaquín Fernández Leiceaga, justificó su no a la ley de presupuestos porque “no traslada la recuperación al cuidado de la gente que más lo precisa”.
También aseguró que “rebaja la carga fiscal a los más afortunados”, por lo relativo a la atención primaria en sanidad, al no permitir “cumplir las promesas en materia de política social” y ya que “reduce partidas en infraestructuras”. En su discurso, lamentó el “punto de repetición excesiva e inutilidad” de este debate, en el que la Xunta plantea “la política de lo inevitable” y, al mismo tiempo, una “política triunfalista” con “bastante propaganda”. También dedicó un amplio tiempo a advertir del panorama sanitario en Galicia, “la cenicienta del sistema” y una “olla a presión” toda vez que “los profesionales están hartos”. Así, reprochó decisiones organizativas y que el Gobierno autonómico “persiste en las políticas equivocadas”, al no ser “una prioridad” la sanidad en el presupuesto, puesto que, de acuerdo con sus cálculos, “reduce el gasto sanitario en términos de PIB”.

Restricciones sociales
En su turno, el portavoz de En Marea en la Cámara, Luis Villares, advirtió de que “no hay estado social sin presupuesto social”, para mostrar su rechazo a unos presupuestos “restrictivos” que “impiden que la recuperación económica llegue a las capas sociales más desfavorecidas”. En esta línea, lamentó el “lucro empresarial” que se da “cada vez que se destinan fondos públicos a un hospital privado”. “Todos los recursos públicos deben estar al servicio de la sanidad pública”, recalcó, también con alusiones al “colapso” de la atención primaria.

“Recapaciten”, también solicitó Villares, con referencias igualmente (como Pontón y Leiceaga) a la comisión paralela impulsada por la oposición para la investigación sobre la sanidad pública.
Mientras, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, celebró este debate y la posterior aprobación como una “buena noticia” y lo interpretó como “señal de estabilidad política”. Así, llamó la atención sobre alcanzar los 9.850 millones de euros y valoró que un 80 por ciento se dedica a “gasto social”.

El PP saca adelante en solitario el presupuesto de la Xunta para 2019