El acusado de tirar del coche a su esposa llega preso al juzgado y sale de la mano de la víctima

|

El varón de origen marroquí J.Z, detenido el pasado miércoles en Valladolid por arrojar, presuntamente, a su mujer embarazada desde una furgoneta, quedó ayer en libertad tras prestar declaración en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1, donde también testificó la víctima en tono conciliatorio.
El presunto agresor, de 34 años de edad, llegó engrilletado al edificio de los juzgados, tras pasar la noche preso en los calabozos de la Comisaría de Delicias, y minutos después abandonaba el inmueble, libre y de la mano de su esposa, después de que ambos declararan ante el juez, ya que no se acordó medida alguna de alejamiento.
Sin embargo, el juez fijó ya para el próximo día 23 la celebración del correspondiente juicio en el Juzgado de lo Penal número 4, donde habrán de declarar nuevamente la pareja y los testigos de los hechos, un abogado y un profesor que socorrieron a la mujer tras salir esta despedida de la furgoneta.
La mujer reconoció primero al abogado que había sido arrojada del furgón y luego cambió su versión por la de la caída accidental, algo que contradice el relato de los testigos.
La víctima trataba de quitar hierro a lo ocurrido. “A veces se pone nervioso, pero me cuida muy bien. Por lo que le conozco, sé que no me va a pasar nada más”, declaró la mujer.

El acusado de tirar del coche a su esposa llega preso al juzgado y sale de la mano de la víctima