"“La gente en la calle me dice que vuelva a verla cuando sea alcaldesa”

El Ideal Gallego-2015-05-17-008-5d45dcd1
|

La candidata a la Alcaldía del partido socialista, la veterana concejala Mar Barcón, pasa estos días en la calle, recabando voto a voto entre los vecinos. Solo quedan siete días para las elecciones municipales y la campaña ha entrado en su recta final. Cuando acabe, Barcón espera que los socialistas recuperen el Ayuntamiento que perdieron a manos de Negreira en las últimas elecciones y convertirse en la primera alcaldesa electa de la historia de la ciudad. Ayer acudía de nuevo a la plaza de As Conchiñas, panfleto en mano.

Viene mucho aquí ¿Es porque Agra do Orzán es el barrio más poblado de A Coruña?
Sí, pero sobre todo es el barrio donde me crié, donde viví muchos años y todavía tengo la consulta aquí al lado. Hemos ido mucho a Monte Alto, O Castrillón y Os Mallos.

Están en la recta final ¿Cómo lleva la campaña?
Con energía, con ilusión y con una candidatura de gente muy ilusionada y muy trabajadora y además con la energía que te da la calle.
 
¿Y cómo la ve latir?
Ha dado la vuelta por completo. Hace cuatro años el PP consiguió mayoría absoluta en todas las instituciones y los ciudadanos pusieron su esperanza en que solucionarán sus problemas.

¿Qué pasó?
A medida que la gente se vio con mayores problemas, y que se puso de manifiesto que el partido popular defraudaba y que no mejoraba la sanidad, ni la educación, ni el empleo y nosotros íbamos a escucharles y a proponer solucione, la situación cambió completamente.

¿Y ahora?  
Ahora es completamente distinto. Estamos en una fase en la que dicen que me dicen que vuelva a verles cuando sea alcaldesa y yo les digo que al día siguiente de ser alcaldesa bajaré a la calle.

Pero también ha cambiado el escenario. Hay más partidos relevantes.
Son unas elecciones en las que hay muchas fuerzas políticas que se presentan, pero eso es bueno.

¿Bueno para el PSOE?
Bueno para la sociedad, y lo que es bueno para la sociedad, es bueno para el PSOE.

¿Sí? ¿Por qué?
Somos un partido que se parece mucho a la sociedad actual. Creemos que eso es bueno, que haya pluralidad y que la gente participe.

Es muy posible que, gane quien gane, tenga que pactar.
Yo, desde luego, pido el voto para los socialistas. El pacto será con  los coruñeses, pero hablaremos con todos los partidos. Me considero una persona dialogante.

¿Y cuando habla con los vecinos, qué dice?
Desde luego, yo pido el respaldo a hombres y mujeres (especialmente a mujeres) que durante más de dos décadas respaldaron al partido socialista y que formaron una mayoría que permitió a la ciudad liderar Galicia y buena parte de España.

Quizá la ley de techo presupuestario impidió una expansión similar estos años.
Si hubiera techo presupuestario no habría túnel de La Marina. Lo que no puede ser es que en la calle Montes tengan que esperar cuatro años para que les echen una capa de asfalto y que tengamos 60 millones de euros para obras en La Marina.

El alcalde afirmaba que cuando sus detractores vieran cómo había quedado, cambiarían de opinión ¿Es así?
Yo creo que confunden lo bien que pueda quedar un obra con si esa obra era la prioridad. Incluso si quedara preciosísima.

¿No era el momento de llevarla a cabo?
No hay nada que justifique que una familia no tenga para pagar el comedor de sus hijos y no le ayuden con la beca, pero sí tengamos para un túnel.

Sobre urbanismo, el actual gobierno reprocha mucho al PSOE. Someso, por ejemplo.
En urbanismo, el señor Negreira pasa más tiempo gestionando el pasado que el futuro.

Pero el PP asegura que su gobierno ha sido el más social.
Lo que ha hecho es darle el dinero a entidades sociales y mirar para otro lado.  Y en cuanto a ser social...

Continúe.
Ha subido el precio de las escuelas infantiles, recortado el talón restaurante y le dijo a una niña discapacitada que no podía pagarle un monitor en el campamento mientras se gastaba 684 euros a la hora en fiestas.

A lo mejor pretendía reactivar así la economía.  
Pues han cerrado hasta 900 comercios cada año y los eventos no llegan a los barrios.
Usted, por su parte, siempre le ha reprochado, eso, que olvida a los barrios.
Es un dato obvio. No hay más que ver dónde hizo las obras. La diferencia ha sido abismal. Es más, todo el dinero que ganó con Emalcsa (la empresa municipal de aguas) lo enterró en el túnel.

Sobre la factura del agua...
Subió 23 euros el recibo. Teníamos la mejor traída a un precio asequible. Ahora habría que escoger mejor dónde se gasta.

¿Por ejemplo?
Para ayudar a los autónomos. Es una salida laboral que han escogido muchos. Informáticos recién salidos de la facultad montan sus propias empresas.

Hablando de tecnología ¿Qué hay de Smart City?
Era una buena idea, pero se invirtieron 8 millones de euros para que, al final, fuera de una empresa privada y no del Ayuntamiento. Una oportunidad perdida, como todo el mandato del señor Negreira. 

"“La gente en la calle me dice que vuelva a verla cuando sea alcaldesa”