La OMS pide evitar la euforia ante los buenos resultados iniciales de las inyecciones

Una trabajadora maneja varias muestras | aec
|

Los buenos resultados iniciales de varias vacunas experimentales contrael Covid-19 han traído cierta sensación de euforia que ayer pidió moderar la Organización Mundial de la Salud (OMS), recordando que los contagios diarios siguen batiendo récords y el coronavirus continúa siendo muy peligroso.

“No es momento para la complacencia”, advirtió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien tuvo que pasar las últimas dos semanas en aislamiento por haber estado en contacto con un caso de Covid-19.  Los anuncios de eficacias superiores al 90 por ciento en las vacunas de Moderna, Pfizer-BioNTech o la del laboratorio ruso que desarrolla la Sputnik V “nos mantienen cautelosamente optimistas en que haya más medios contra el coronavirus en los próximos meses”, señaló el director general.

Horas antes, en la reunión del Comité Ejecutivo de la OMS, el etíope advirtió de que una posible vacuna contra el Covid-19 no bastará por sí sola para vencer la pandemia y “únicamente complementará otros medios de los que se dispone, sin reemplazarla”.

La esperanza en las vacunas, señaló, no oculta “una extrema preocupación por el rápido aumento de casos, mientras muchos trabajadores sanitarios están al límite”.

Tedros también alertó de que se está detectando un preocupante número de pacientes de Covid-19 con efectos negativos en su salud a largo plazo, incluso tras superar la enfermedad, y recordó que la enfermedad es producida por “un peligroso virus que puede atacar cualquier sistema del organismo”.

Aseguró que todos los países tienen que utilizar todos los recursos a su disposición para seguir combatiendo el avance del coronavirus, desde el rastreo de casos a las cuarentenas de afectados y sospechosos, y advirtió que no hacerlo “puede llevar a muertes, sufrimiento y efectos en sus economías”.

 

Colaboración

Por su parte, la científica jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, celebró las noticias sobre la eficacia en la vacuna de Moderna, aunque señaló que “hay que tener en cuenta más datos y esperar posibles efectos en los pacientes durante al menos dos meses”.

Moderna, a diferencia de Pfizer-BioNTech, está en la lista de laboratorios anti-covid-19 apoyados financieramente por la OMS y por la comunidad internacional a través del programa Covaz y a cambio de facilidades en su distribución en países pobres.

Swaminathan aclaró que antes de decidir qué vacunas anticovid, y de qué laboratorios, se distribuirán globalmente en este programa se tendrán en cuenta distintos criterios: no solo la eficacia sino también el coste, las facilidades de almacenamiento, o el número de dosis necesarias, entre otros.

La experta recordó que, paralelamente a Covax, muchas farmacéuticas tienen firmados con distintos países contratos bilaterales de distribución de sus posibles vacunas, aunque confió en que haya una producción suficiente para que los 92 países de bajos ingresos cubiertos por el programa de la OMS reciban sus dosis a tiempo.

La OMS cuenta con que en los primeros meses la disponibilidad de dosis de vacuna sea limitada, por lo que recomienda priorizarlas en trabajadores sanitarios, ancianos y otros grupos de riesgo. Ello, advirtió Tedros ante el Comité Ejecutivo de la OMS, “aún dejará mucho margen para que el virus circule”, por lo que insistió en no terminar prematuramente con las medidas que ahora intentan controlar el virus.

La OMS pide evitar la euforia ante los buenos resultados iniciales de las inyecciones