“Las causas tienen que ver más con el futuro que con el pasado”

El presidente atendió 45 minutos a los informadores pedro puig
|

Con rictus muy serio, Tino Fernández, presidente del Deportivo, compareció en la sala de prensa de Riazor horas después de haber comunicado a Víctor la rescisión del contrato.
Empezó con palabras de “agradecimiento” hacia Víctor por “su dedicación” y por los “resultados” en dos temporadas en las que el club pudo “conseguir el objetivo” de la permanencia y le deseó “suerte” para el futuro y una “carrera larga como entrenador”. Tino explicó que el equipo pretendía “cerrar primero esta etapa” para después empezar a “buscar sustituto”.
“Nos tomamos dos semanas para decidir si había continuidad o cambio. Después del periodo de reflexión, las causas, fundamentalmente, tienen que ver más con el futuro que con el pasado, con la pregunta sobre si era la persona adecuada para que no se repitiera lo de la temporada anterior y para que el proyecto futuro tenga éxito”, comentó.
Sobre la indemnización a Víctor indicó: “Le daremos la liquidación con cargo al presupuesto de esta temporada para que no nos afecte en la siguiente”.
El presidente le comunicó al técnico la decisión tras una reunión “no muy larga” que se produjo ayer. “Nos habíamos reunido dos veces más, una solo con el, otra con el director deportivo y Fernando Vidal”, recordó.
“Lo normal”, indicó el presidente, es que Víctor se vaya con sus ayudantes. “Son cuatro contratos individuales, no están vinculados, pero lo normal es que salgan todos”, apuntó.
Sobre los motivos que precipitaron su salida apuntó: “Nos preguntábamos si estábamos fuertes y con cohesión para que a las primeras de cambio, a las primeras dificultades que va a haber seguro, porque las hay siempre, si salíamos en buena disposición para afrontar ese reto o si lo hacíamos con demasiadas dudas”, reveló.
A Víctor se le había renovado en enero. “Nos planteábamos una relación duradera. Aunque era por un año, el espíritu del contrato era de una relación larga como pretendemos con el sustituto. El proceso de construcción de la confianza es lento, se va ganando poco a poco. La pérdida de confianza, como todos los procesos destructivos, suele ser más rápida. Viene por varias razones. En definitiva, el saldo final se considera insuficiente para afrontar el nuevo proyecto”, aseveró el presidente.
Los resultados y la gestión del vestuario fueron claves. “No hemos hecho una buena segunda vuelta y ha habido incidentes que esperamos que no se vuelvan a producir porque lo de las últimas semanas no es un ejemplo. Conflictos internos se producen, pero tenemos que ser capaces de llevarlos en ese ámbito”, sostuvo Fernández.
El presidente indicó que no ha tratado de “hacer un juicio para buscar culpables porque en una crisis como esta, culpables, en mayor o menor medida, somos todos”.
Tino aseguró que Víctor no pecó de “falta de liderazgo”. Y afirmó que no percibió el “nivel de conflictividad que pareció quedar reflejado en las últimas semanas”. “Vi un avión de vuelta de Villarreal que vino cantando. Desde la dirección deportiva tampoco me llegó ese nivel de conflictividad, ni desde el psicólogo o el técnico. Se precipitó todo al final. Ha habido dos momentos de tensión alta, el rifirrafe inicial de Luisinho y Arribas y el de Lucas y Oriol al final. El resto del año, las cosas normales. No hemos tenido jugadores en la discoteca a las seis, ni que los tuvieran que perseguir la policía a 200 por hora”, declaró.
Además, señaló que desde la directiva se apoyó a Víctor “en todas las medidas”. Al técnico le pasó factura el discurso de 45 minutos que dio antes del partido con el Real Madrid: “El monólogo ni lo escuché entero. No creo que la intención de Víctor fuera devaluar al jugador (Luisinho). Sacar trapos sucios nunca ayuda a nadie. Ni al causante de los trapos sucios ni al que los saca. Hay un ámbito interno en el que tenía que haberse hecho. Así se lo hice saber a Víctor, que salir a responder a la rueda de prensa del agente de Luisinho, que es alguien externo al club, no es lo adecuado”.
Tino reveló que “el informe de la dirección deportiva” sobre Víctor coincidió “con la decisión” del Consejo y preguntado si es un presidente de ‘gatillo fácil’ con los técnicos (tres destituciones, comentó que “no” a pesar de “los números” que están ahí. “Tenemos que hacer los cambios que por desgracia necesitemos. No estoy alegre por que se vaya Víctor”, sentenció.

 

“Las causas tienen que ver más con el futuro que con el pasado”