El terrorista de Bruselas fabricó la bomba en su domicilio y era simpatizante del EI

|

El presunto terrorista abatido la noche del martes por militares belgas en la estación central de Bruselas fabricó supuestamente en su casa el explosivo utilizado y era simpatizante del autodenominado Estado Islámico (EI), informó ayer la Fiscalía federal.
El Ministerio Público dio a conocer esa información después de registrar su domicilio, en el barrio bruselense de Molenbeek.
“Parece que probablemente fabricó la bomba en ese lugar”, indicó la Fiscalía, que precisó que, en particular, se encontraron en el lugar “componentes químicos, así como material que puede servir para fabricar un explosivo”.
Además, “algunos indicios parecen demostrar que tenía simpatía por la organización terrorista EI”, añadió la Fiscalía, de acuerdo a lo hallado en el registro de su apartamento.

Identificación
Según trascendió ayer, el sospechoso, identificado como Oussama Zariouh y que murió en la estación como consecuencia de las heridas causadas por los disparos de los militares que se encontraban en el lugar, era un marroquí de 36 años que actuó solo.
El atacante detonó una única maleta cargada con clavos y botellas de gas que causó una explosión “parcial” y no produjo ningún daño personal, pero sí un pequeño incendio.
Una segunda explosión “más fuerte” pero que tampoco produjo daños personales se produjo poco después de que el individuo saliera corriendo hacia los andenes de la estación. Al volver atrás, intentó atacar a varios militares que patrullaban la estación y que, finalmente, la abatieron con varios disparos.  
Por otro lado, el presunto terrorista era conocido por delitos relacionados con drogas que tuvieron lugar en 2016, según indicó ayer la alcaldesa de Molenbeek, Françoise Schepmans.
La alcaldesa de este distrito, conocido por ser el mismo en el que crecieron algunos de los terroristas que atacaron París en noviembre de 2015, subrayó que “no es un barrio habitualmente difícil”. “Tenemos a 20.000 personas en Molenbeek controladas a nivel administrativo y a mí no me había llegado ninguna información respecto a él (el atacante)”, explicó Schepmans. 
Según la cadena pública flamenca VRT, el sospechoso se habría radicalizado “rápidamente” y por eso habría logrado mantenerse fuera de la vigilancia de las fuerzas de seguridad.
El presunto terrorista llegó a regentar una tienda de telecomunicaciones, según fuentes citadas por la cadena RTL. También había trabajado como instalador.
Según estas fuentes, Zariouh no tenía antecedentes por terrorismo, pero sí estaba fichado en Bélgica por delitos menores. En concreto, fue señalado en una ocasión por consumir cannabis y apareció citado de forma indirecta –no fue imputado– en un caso de homicidio. 
Mientras, algunos medios de comunicación locales señalaron que el sospechoso era conocido por las autoridades también por delitos sexuales. l

El terrorista de Bruselas fabricó la bomba en su domicilio y era simpatizante del EI