Los vecinos de Ángel Senra piden más aparcamientos junto a la calle reformada

está prohibido aparcar en toda la calle peatonal quintana
|

Después de tres reformas, un aplazamiento y varios meses de obras, la calle de Ángel Senra luce, desde hace semanas, su renovado aspecto. Atrás queda ya la polémica paralización de los trabajos que tuvo lugar en marzo de 2011, resultado de la división del último proyecto de reforma en tres fases. El anterior gobierno municipal había considerado que de esta manera se perjudicaba menos a los negocios de la zona, pero la planificación se torció al concluir la primera fase.

Consideran que la obra ayudará a dinamizar la zona
si se acompaña de otras mejoras

Los trabajos se retomaron casi un año después, en enero de 2012, con el fin de completar la colocación del pavimentado que intentaría dar un aspecto uniforme a toda la calle. La odisea terminó a principios de este mes, cuando se daba por finalizada la obra.

Ahora, los vecinos de la zona hacen balance sobre el resultado que la mayoría califica de “positivo”. Lo más valorado es la mayor comodidad para pasear y la desaparición de los socavones que había antes en el medio de la calle. Por otro lado, tanto residentes como comerciantes echan de menos algunos “detalles” que, a su juicio, completarían la obra. En este caso, la demanda prioritaria es el incremento de las plazas de aparcamiento, tan necesarias en una zona con una alta saturación de coches y con una calle donde está prohibido estacionar. “Está claro que en la peatonal no van a aparcar, pero en las calles próximas a los juzgados, como Monforte o Vizcaya, es también imposible en un día laborable”, señala el presidente de la asociación de comerciantes de Ángel Senra, Carlos Lourido.

Lourido confía en que la reforma de la calle contribuya a dinamizar la zona, pero considera que para ello también se deberán dar facilidades al aparcamiento. “Los comerciantes podemos ofrecer a nuestros clientes tarjetas de párking gratis, pero si no hay sitio, ¿cómo van a venir?”, lamenta el portavoz. Respecto a la posibilidad de colocar bolardos en Ángel Senra, Lourido se muestra tajante: “Ya pedimos encarecidamente que no se volvieran a colocar, porque hacen casi imposible trabajar aquí”.

 La pavimentación de las calles aledañas es una de las demandas más reiteradas

actuaciones urgentes

Más allá de la falta de aparcamiento, vecinos y comerciantes coinciden en que la reforma de Ángel Senra podría haberse “extendido” a calles aledañas, como la de San Vicente. El presidente de la asociación de vecinos de Os Mallos, Marcos Criado, apunta que unas de las actuaciones “urgentes” en el barrio era la sustitución del pavimento de numerosas calles. “Hay aceras que están muy deterioradas y que deberían arreglarse cuanto antes, ya que realmente no supondría una inversión excesiva para el Ayuntamiento”, asegura el portavoz vecinal.

No obstante, y pese a las susceptibles mejoras, ambos colectivos se muestran conscientes de la situación económica y consideran que con la reforma de Ángel Senra ya se ha hecho realidad una histórica demanda.

 

Los vecinos de Ángel Senra piden más aparcamientos junto a la calle reformada