Los titulares de cuentas abiertas en el extranjero deberán informar al fisco

eco13. madrid, 12/04/2012.- el ministro de economía, luis de guindos (i), y el de hacienda, cristóbal montoro (d), hoy, 12 de abril de 2012, en el congreso de los diputados, donde se ha aprobado el fondo para la financiación de pagos
|

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, anunció ayer que a partir de ahora se va a establecer la obligación legal de informar sobre las cuentas abiertas en entidades financieras situadas en el extranjero, dentro del plan de lucha contra el fraude fiscal que se aprobará hoy.

Esta obligación afectará tanto a titulares como a beneficiarios o a aquellos que figuren como autorizados o con poderes en estas cuentas, detalló Montoro en el Congreso durante su defensa de las diversas medidas tributarias o administrativas dirigidas a la reducción del déficit público.

También deberá informarse de otros títulos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de entidades, así como de seguros de vida o invalidez, bienes muebles e inmuebles contratados con entidades establecidas en el extranjero, según una nota difundida después por el Ministerio.

 Gestha pide un pacto
con la banca privada y
las emisoras de tarjetas para controlar las cuentas

Amnistía > En cuanto a la regularización de rentas ocultas, el titular de Hacienda hizo hincapié en que “no es una amnistía fiscal”, sino “un gravamen sobre activos que están ocultos, y cuyo afloramiento será positivo para normalizar la actividad económica en nuestro país” y luchar contra la economía sumergida.

Por su parte, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, dijo que la mayoría de las medidas del plan contra el fraude que aprobará hoy el Consejo de Ministros entrarán en vigor el 1 de enero de 2013, excepto la limitación de 2.500 euros para el pago en efectivo, que lo hará “lo más rápido” posible.

Mientras, la mayoría de los grupos parlamentarios rechazaron el plan de regularización de dinero negro por su injusticia con el resto de contribuyentes, a pesar de la insistencia de Montoro de que no se trata de una “amnistía fiscal”. El diputado del PSOE Pedro Saura opinó, en el debate parlamentario sobre el real decreto de medidas tributarias para la reducción del déficit público, que con ellas no se genera ninguna confianza económica.

El plan para regularizar activos ocultos a cambio de un gravamen de entre el 8% y el 10% es, a su juicio, “tremendamente injusto”, no ayuda a recuperar la demanda y contribuye a ahondar en la crisis económica. Para Saura, se ha pasado de una política impositiva que persigue a los defraudadores a una norma fiscal que los perdona y particularmente a las grandes fortunas, ya que el 70% del fraude fiscal de España se concentra en los grandes defraudadores y grandes empresas.

Por su parte, el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, dijo que, pese a que la situación económica es muy delicada, la amnistía fiscal es “difícilmente entendible” si no va acompañada de medidas para acabar con la economía sumergida, porque si no parece que el Gobierno “ha vendido su alma al diablo”.

Por otro lado, el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) considera que el Gobierno debería suscribir acuerdos con la banca privada y con las entidades emisoras de tarjetas para controlar las “cuentas opacas” de los contribuyentes en el extranjero.

Gestha dijo que acuerdos de este tipo permitirían identificar a aquellas personas que utilizan habitualmente tarjetas de crédito o débito en España cuyos cargos se pagan contra cuentas bancarias en el extranjero.

Según el sindicato, con esta información se podría seguir el rastro de los titulares autorizados, las cuantías gastadas y la naturaleza de los movimientos efectuados con las tarjetas.

Además, creen que la medida que obliga a informar de las cuentas abiertas en entidades fuera de España, será “poco eficaz” y estiman que se trata de un “simple acopio” de información sobre cuentas “blancas”.

Gestha afirmó que “ya existe la obligación por parte de los contribuyentes de integrar los saldos de estas cuentas en sus declaraciones de impuestos”, por lo que Hacienda ya las puede conocer.

 

Los titulares de cuentas abiertas en el extranjero deberán informar al fisco