El Chuac podría dar luz verde a dos trasplantes renales de donantes vivos

El Ideal Gallego-2015-10-09-013-48b6854d_1
|

De las once parejas activas gallegas que están registradas en el Chuac para un posible trasplante renal cruzado, dos podrían acabar en el quirófano si la prueba definitiva de sangre hace apto al órgano para los receptores. En la trigésima reunión de coordinadores de trasplantes que tiene lugar estos días en Palexco, María Valentín, médico adjunto de la Organización Nacional de Trasplantes, habló del éxito de un programa que arrancó en 2008, después de que nefrólogos y especialistas de la unidad pusieran un dato sobre la mesa: el 35% de las parejas que se presentaban para intercambiar un riñón no eran compatibles por grupo sanguíneo o por su inmunología. 
Esto hizo que los servicios sanitarios se pusieran a tejer un registro, en el que se inscribieron en 2009 dos centros y que alcanza, en la actualidad, los 25, donde el Chuac es el único representante gallego. Desde el momento en que se apuntaron los solicitantes hasta hoy se han llevado a cabo 131 trasplantes cruzados con un orden de priorización, donde se tienen en cuenta aspectos como la diferencia de edad entre las parejas salientes, el tiempo de diálisis del enfermo o la dificultad que tiene para encontrar un órgano renal. 
La médico señala que la herramienta ha supuesto un cambio porque es el riñón el que se mueve de un centro a otro cuando hasta hace seis años el desplazamiento se limitaba a la distancia que hay de una camilla a otra: “Hasta ocho horas de media puede permanecer fuera del cuerpo”. Desde 2013, la especialista explica que el banco de riñones cierra también ciclos de tres personas con el fin de que se garanticen mejores condiciones para el receptor y que todos se beneficien de la red. 

DONANTES ALTRUISTAS
Todos lo son, pero los considerados en el ámbito médico como altruistas no guardan relación con el paciente. Son desconocidos que se suman a  la lista. Ante la aparición de uno de ellos, María indica que el programa se pone a encontrar posibles compatibilidades. 
Aunque los primeros riñones viajaron en aviones privados, desde hace dos años tienen acuerdos con las compañías regulares para que los órganos alcancen su destino en la cabina del piloto sin coste o se trasladen en trenes de alta velocidad junto a un mensajero, gracias a un convenio de colaboración firmado en el primer semestre de este año. 
En el Chuac suman tres intervenciones realizadas a través del programa y la semana pasada salió la opción de materializar otras dos más: “El hospital ha obtenido resultados y habrá que esperar a la prueba cruzada real”. De no producirse una reacción negativa, lo siguiente será hacer una valoración clínica del donante que confirme su buen estado de salud y comprobar que el sujeto es libre y no está coaccionado a la hora de dar su riñón. 
Además, un juez corroborará la operación. Después de la última remesa de parejas, el registro queda con 80 activas en España, que se someterán a nuevos cruces, un total de tres al año, cada cuatro meses.

El Chuac podría dar luz verde a dos trasplantes renales de donantes vivos