Iñaki Urdangarin pide al Supremo su absolución y alega que solo fue un “mediador”

16 junio 2016 página 30 Spain's Princess Cristina arrives at court with her husband Inaki Urdangarin to attend a trial in Palma de Mallorca, Spain June 14, 2016. REUTERS/Enrique Calvo
|

Iñaki Urdangarin ha pedido al Supremo su absolución en el caso Nóos, alegando que actuó únicamente como “un mediador sin conocimientos de Derecho de Administrativo” para conseguir, con sus “contactos deportivos e institucionales”, que Baleares celebrase unos foros sobre Turismo y Deporte o patrocinara “al mejor equipo del mundo de ciclismo”.
Partiendo de esta tesis, el cuñado de Felipe VI se califica a sí mismo como un “amigable componedor”, según el recurso de casación, que publica ayer el diario “El Mundo”, interpuesto por su defensa contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Palma que le condenó a seis años y tres meses de cárcel por delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a la Administración, tráfico de influencias y dos delitos fiscales.

Fundamentaciones ilógicas
Asegura además en su recurso que actuó “con la conciencia de que todo se hacía correcta y legalmente”, descargando de nuevo la responsabilidad de las contrataciones en su ex socio Diego Torres, vicepresidente de Nóos, que también pidió la absolución al Tribunal Supremo.
Por todo ello, el marido de la infanta Cristina entiende que la sentencia por la que fue condenado está basada en “fundamentaciones ilógicas, absurdas y que carecen de la solidez y razonabilidad necesarias” y apunta a que esa versión judicial “resulta más improbable que probable”.

Como el Tour de Francia
El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, afirmó ayer que confía en que el Tribunal Supremo le absuelva de todos los delitos por los que le condenó la Audiencia de Palma, pues a lo que se dedicaba era a “hacer una simbiosis entre deporte y turismo”, como hace el Tour de Francia.
En declaraciones realizadas ayer antes de entrar en su despacho de Barcelona, Pascual Vives explicó que ha presentado un recurso de casación muy extenso, de 248 páginas, en el que “hemos intentado trabajar lo mejor posible” y en el que solicita “la absolución de todos y cada uno de los delitos por los que en su día la Audiencia de Palma” condenó al cuñado de Felipe VI.
El letrado indicó que Iñaki Urdangarin “no tenía conocimientos de derecho administrativo”, y que se dedicaba a “un proyecto único y exclusivo” de vincular el deporte y el turismo. l

Iñaki Urdangarin pide al Supremo su absolución y alega que solo fue un “mediador”