Sánchez insiste en su intención de derogar toda la reforma laboral si llega a la Moncloa

|

El secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer que su programa para las próximas elecciones generales incluirá el compromiso de endurecer las causas del despido. Su objetivo, dijo, es derogar toda la reforma laboral y aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores y remite los posibles cambios en las indemnizaciones por despido a las negociación de los agentes sociales.
Así lo explicó Sánchez en una rueda de prensa en un hotel de Madrid, donde se reunió con los líderes de UGT, Cándido Méndez, y CCOO, Ignacio Fernández Toxo, con quienes habló de las propuestas en materia de legislación laboral que llevará el PSOE a las próximas elecciones generales.
El candidato socialista volvió a insistir en que quiere derogar toda la reforma laboral y aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores que sea una auténtica “carta de derechos laborales”, porque cree que la legislación introducida por el PP solo trajo empleos precarios y temporales.
Además, desveló que el programa de los socialistas incluirá el compromiso de “recuperar la causalidad de los despidos que quebró la reforma laboral del PP”, así como el de “recuperar la racionalidad y la proporcionalidad” en los ERE y “fortalecer la tutela judicial efectiva” con la que, dijo, “acabó” la legislación introducida por el Gobierno de Mariano Rajoy.
Así respondió cuando se le preguntó si tienen previsto introducir cambios en la autorización administrativa de los despidos colectivos, elevar la indemnización para los improcedentes de los 33 a los 45 días y acabar con el despido por causas económicas justificado por la caída de facturación durante una serie de meses consecutivos.
Sánchez insistió en que el programa electoral incluirá la derogación de la reforma laboral pero no quiso aclarar cuál es el planteamiento del PSOE respecto a las indemnizaciones por despido, asunto que quieren someter al diálogo entre los agentes sociales.
El pasado lunes, el candidato socialista explicó que, si fuera presidente, y sindicatos y empresarios no llegan a un acuerdo en estas negociaciones, él legislará y ya adelantó que no abaratará el despido. En una entrevista anterior descartó que se pueda volver a la indemnización de 45 días por año trabajado.
Ayer, Sánchez no quiso hablar del coste del despido e insistió en que los socialistas apostarán por abrir un proceso de diálogo con los agentes sociales para impulsar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Sánchez insiste en su intención de derogar toda la reforma laboral si llega a la Moncloa