Instalados los medidores de oleaje y corrientes en el puerto de Malpica

Radar instalado por la Xunta en diciembre para medir el oleaje | aec
|

Ya están instalados los tres sensores de presión y el equipo especial de medición para la recogida de datos del oleaje y las corrientes en el puerto de Malpica. Según informó ayer Portos de Galicia, entidad que promueve la actuación, la empresa adjudicataria ha culminado los trabajos que han durado dos meses. El objetivo de esta iniciativa es conocer mejor el comportamiento del puerto y ayudar a buscar la mejor solución para mitigar los riesgos derivados de las corrientes que se registran en la dársena interior.

Uno de los sensores de presión está instalado en la parte interior del martillo del dique, otro en la zona del puerto próxima a la lonja y el tercero en el puerto de la dársena interior, cerca de los pantalanes. Por su parte, el equipo especial de medición se ha colocado en la entrada a la bocana de la dársena interior. Portos aseguró ayer que estos dispositivos “están ya a pleno rendimiento” recopilando datos que la empresa adjudicataria se encargará de procesar y analizar para incluirlos en un informe técnico detallado.

La instalación de estas medidas complementan otras ya adoptadas, como el radar instalado el pasado mes de diciembre en el puerto para realizar mediciones reales de los niveles de sobreelevación en las olas largas liberadas por los temporales y ayudar a valorar la agitación real del puerto para identificar así los períodos en los que las olas resultan resonantes y su amplitud.

Todos estos estudios y la recogida de datos por parte de los técnicos de Portos desde inicios del año pasado servirán para definir el proyecto definitivo con el que afrontar los riesgos asociados a al resonancia de las ondas largas liberadas por los temporales.  Según explica Portos, la definición de ese proyecto definitivo es compleja, ya que las olas largas se consideran en el diseño del abrigo de los puertos desde hace pocos años y la dársena interior de Malpica data de 1952.  Por ello, los técnicos visitaron el puerto en distintos días de temporal para observar el comportamiento de la compuerta y el contorno de la dársena.

 

Seguridad

Estas medidas llegan tras el mortal accidente de finales de 2018, en el que perdió la vida el patrón del “Silvosa”. Portos señala que desde entonces mantuvo varias reuniones con la cofradía de pescadores y la familia de la víctima y que analizó estudios y proyectos existentes en relación con el abrigo del puerto para así poder adoptar las medidas más adecuadas que impidan que accidentes de este tipo se repitan en el futuro.

A mayores, en el proyecto Mar Risck, a través de Meteogalicia, se incluye un estudio para el análisis de las olas largas del puerto mapicano con el objetivo de diagnosticar la probabilidad de que se produzcan y provoquen resonancia en la dársena interior con una antelación de 72 horas.

Todos estos estudios darán lugar a un proyecto con el que se pretende dar una solución definitiva al problema de seguridad en el puerto malpicán. Desde Portos de Galicia barajan también varias intervenciones complementarias que podrían incluirse en el proyecto definitivo.

Instalados los medidores de oleaje y corrientes en el puerto de Malpica