Los once metros castigan al Carral ante el Ribadeo

Patrick, jugador del Carral, pudo adelantar a su equipo pero falló una pena máxima archivo
|

El Carral volvió de vacío tras su visita al Ribadeo en el Pepe Barrera. Dos penaltis, uno fallado y otro encajado en el descuento, castigaron al conjunto de Juan Acuña, que jugó la segunda mitad en superioridad numérica.
El Ribadeo, sin embargo, es el gran beneficiado de la jornada, ya que consiguió vencer en un fin de semana en el que los equipos de cabeza han pinchado. Con este resultado, el cuadro de Manolo Vilachá alcanza al Bergantiños y es colider de la categoría.
Durante todo el encuentro, ambos equipos brillaron por su orden táctico y seguridad defensiva. En el primer acto, el Ribadeo pudo adelantarse en el marcador pero la madera se alió con el Carral, que también dispuso de una ocasión inmejorable, un penalti, para abrir la lata. No obstante, Viuski, que había cometido la pena máxima sobre Samuel, se redimió y le ganó la partida a Patrick en el duelo desde los once metros.
A pesar del mazazo, el Carral continuó mostrándose sólido en defensa ante los intentos del Ribadeo por adelantarse en el marcador. Además, el local Álex vio la roja antes del descanso lo que devolvió la moral al Carral para tratar de adelantarse.
Tras la reanudación, el Ribadeo, con un hombre menos, decidió proponer un juego más directo que causó mayores problemas a su rival aunque sin crear demasiadas ocasiones de peligro real.

dos menos
En el minuto 75, el Ribadeo se quedó con nueve jugadores por la expulsión de Germán por doble amonestación. A pesar de la clara inferioridad numérica, el Ribadeo jugó sus mejores minutos después de la expulsión ante un Carral que se sintió atenazado por su situación en la clasificación.
Ya en el descuento, el árbitro García Vázquez señaló penalti  a favor del Ribadeo tras un forcejeo cerca de la línea de fondo. Los visitantes protestaron la decisión pero eso no impidió que Santi, al que no le temblaron las piernas, le diese la victoria a su equipo transformando la pena máxima.

Los once metros castigan al Carral ante el Ribadeo