El temporal otorga dos días de tregua a Galicia antes de que llegue una nueva borrasca

08/01/2016 *O Concello de Ames monta un dispositivo especial para atender as posibles emerxencias provocadas polo temporal desta fin de semana* *Esta ma?? realizouse unha xuntanza de urxencia nas instalaci?ns da Polic?a Local co obxectivo de montar un dis
|

Galicia arranca esta semana con dos días de tregua tras los sucesivos temporales que han afectado a la comunidad en las últimas jornadas, una calma que concluirá mañana con la llegada de una nueva borrasca. Así lo aseguraron fuentes de Meteogalicia, que señalaron que durante las jornadas de ayer y hoy el tiempo será “tranquilo”. Las lluvias fueron ayer “dispersas e intermitentes” en Galicia y el punto más destacado es el descenso de las temperaturas por la entrada de aire frío del Atlántico. 
Con ello, estaba activado el aviso por nevadas en la montaña gallega, por encima de los 1.000 a 1.200 metros, que continúa hoy. En el mar, la predicción era complicada ayer y, de hecho, estaba activada la alerta naranja por olas de más de cinco metros y vientos fuertes. 
De cara a la jornada de hoy, en Meteogalicia esperaban que la jornada fuese “todavía más tranquila”, con menos precipitaciones y temperaturas frías. La alerta por viento en el mar permanece en nivel amarillo por la mañana, pero confiaban en poder desactivarla después.
Para mañana, los meteorólogos esperan un “empeoramiento brusco” de las condiciones con la llegada de una nueva borrasca de viento y lluvia en la que será necesario activar de nuevo los avisos. No obstante, esta situación será “transitoria” y las condiciones mejorarán de nuevo el jueves.  
Mientras, la nieve caída en la montaña de Lugo y Ourense, así como la crecida de los ríos por las abundantes precipitaciones de los últimos días causaron distintas incidencias a lo largo de la jornada en Galicia, una situación que se vio agravada por varias trombas de granizo.
A primera hora de la mañana de ayer los mayores problemas estuvieron en las carreteras de montaña de Lugo y Ourense, por las dificultades generadas por la presencia de hielo y nieve.
En el caso de Lugo, la Diputación tuvo que actuar en vías de los ayuntamientos de Pedrafita, Folgoso do Courel, Cervantes, A Pastoriza, Barreiros, Begonte, Castro de Rei, Cospeito, Muras, Mondoñedo, Ribadeo, Samos, Vilalba, Viveiro y Xermade.
La presencia de nieve obligaba a circular con precaución en muchos puntos, como es el caso de la carretera LU-633 a su paso por O Cebreiro, donde la DGT llegó a cerrar la circulación a camiones.
Los servicios de emergencias trabajaron también durante la mañana de ayer en distintos puntos retirando ramas y árboles caídos de las carreteras.
Entre otras incidencias, las inundaciones mantuvieron cortada la carretera LU-P-1701 a su paso por la localidad lucense de Muimenta y llevaron la alerta a la localidad pontevedresa de Tui, donde el Ayuntamiento recomendó no aparcar ni pasear por las proximidades del río Miño, cuyo cauce estaba lleno.

El temporal otorga dos días de tregua a Galicia antes de que llegue una nueva borrasca