Una de cada diez personas sometidas a PCR en el área coruñesa da positivo

|

El año 2020 terminó con la zona sanitaria de A Coruña-Cee en pleno auge de casos de Covid-19 y el año 2021, lejos de modificar esa tendencia, la ha agudizado. Según los datos de Sanidade, la tasa de positividad –es decir las personas que dan positivo en las pruebas de Covid-19– se ha ido incrementando hasta superar el diez por ciento en el primer día del nuevo año. Así, los datos de ayer revelan que el 11,4% de los que se sometieron a los test PCR resultaron ser portadores del virus, o lo que es lo mismo, que más de una de cada diez personas estudiadas sufrían la enfermedad.

De las 1.100 PCR que se realizaron en el área sanitaria de A Coruña-Cee, ayer se confirmaron 116 nuevos contagios, en el cuarto día seguido por encima del centenar de casos detectados.

También se incrementan los casos activos –las personas que sufren la enfermedad en la actualidad– en otras 59, lo que eleva la cifra hasta 1.150 pacientes, el nivel al que estaba la enfermedad hace casi un mes, cuando empezó a reducirse de forma más evidente de la incidencia del coronavirus. 

Sin embargo, en el último mes esto ha cambiado y lo ejemplifica la ciudad de A Coruña, que ha pasado de ser cada reunión del comité clínico –que asesora a la Xunta en la toma de decisiones sobre las medidas restricitivas– una candidata a poder levantar el confinamiento perimetral a estar a punto de entrar en la situación de máxima gravedad y superar a Santiago como la ciudad más afectada. De este modo, ayer la incidencia acumulada en A Coruña volvió a incrementarse y ya está en 192,1 casos por cada 100.000 habitantes, cerca del tramo de más de 250 que la Xunta señala como de máximo peligro, mientras que Santiago está en 239,6 y Vigo tiene 183,2. No son mejores los números de la mayoría de municipios del área, donde ayer volvió a incrementarse la incidencia: En Arteixo se elevó a 133,3, en Culleredo a 187,5, en Oleiros a 116,4, en Cambre a 105,5 y en Sada a 151,5, cuando hace apenas ocho días esta localidad estaba en el tramo entre 25 y 50 casos por cada 100.000 habitantes.

Así, en el nivel más leve, de menos de 25 casos, solo están Miño e Irixoa, mientras que Betanzos y Paderne están entre 25 y 50, Arteixo, Oleiros, Cambre, Bergondo, Oza-Cesuras, Aranga, Vilasantar y Coiróns tienen de 50 a 150, A Coruña, Culleredo, Sada, Curtis y Vilarmaior están entre 150 y 250 y en la mayor situación de peligro quedan Carral y Abegondo.

Además, ayer aumentó la presión hospitalaria, con 92 ingresados (+5), de los que 85 están en el Chuac (19 en la UCI), cuatro en el Modelo (uno en críticos) y tres en Cee. El Sergas también comunicó las muertes de un hombre de 82 años en el Chuac y otro de 83 de DomusVi Vimianzo, lo que eleva la cifra a 314 desde el inicio de la pandemia. En estas residencias quedan doce afectados, ocho usuarios y un trabajador de Santa Teresa Jornet (A Coruña), sendos empleados de Claudina-Somoza y DomusVi en Oleiros y otro trabajador del CAPD de A Coruña.

Una de cada diez personas sometidas a PCR en el área coruñesa da positivo