El FMI pide centrar las ayudas en los vulnerables y empresas viables

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso | mariscal
|

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió ayer a España que concentre el apoyo fiscal cada vez más en grupos vulnerables y empresas viables, para facilitar la resignación de recursos hacia los sectores que están recuperándose y en expansión.

El FMI señala la necesidad de priorizar el apoyo de capital a las empresas con una estrategia viable para salir de la crisis, de acuerdo con un comunicado del organismo, que ayer publicó su informe anual completo de la economía española, cuyas conclusiones preliminares fueron presentadas el 29 de septiembre.

“Es urgente abordar las vulnerabilidades corporativas”, subraya el organismo, que animó a reforzar el marco concursal y a ampliar la capacidad de los tribunales mercantiles.

El FMI reconoce además la fortaleza del sistema financiero, que ayudó a mitigar el impacto económico de la crisis, pero hizo hincapié en mantener la supervisión sobre el sector y unas políticas de dividendos prudentes.

El Fondo, que vaticina para España la mayor contracción económica de 2020 entre los países más avanzados (12,8 %), se muestra preocupado por la gravedad de la segunda ola porque podrían comprometer la recuperación económica en 2021, lo que dependerá de la eficacia de las medidas de contención y de la capacidad del sistema sanitario.

También ve con satisfacción la intención del Gobierno presidido por Pedro Sánchez, de utilizar los fondos europeos para apoyar la recuperación económica a corto plazo mientras se promueve un cambio estructural hacia una economía más productiva, más ecológica, y economía digital.

A medio plazo, considera necesaria la consolidación fiscal para reducir el déficit público acumulado en la crisis, reconstruir el margen fiscal y poner la deuda en una senda descendente.

En este sentido, ve bien “los esfuerzos en curso para mejorar la progresividad impositiva y la capacidad de recaudación del sistema”, al tiempo que anima a reformar el sistema de pensiones.

Por otra parte, señala que la pandemia “ha exacerbado las disparidades socioeconómicas ya elevadas en España” y valora los esfuerzos para fortalecer la red de seguridad social con el ingreso mínimo vital (IMV).

Asimismo, estima que el PIB de España en 2022 experimente un alza del 4,5%, tras crecer un 7,2% en 2021 y desplomarse un 12,8% en 2020. Así, la economía española crecerá un 3,4% en 2023, un 2,8% en 2024 y un 1,5% en 2025.

También estima que el déficit público todavía estará situado en el 5,8% en 2022, tras alcanzar el 7,5% en 2021 y el 14,1% en 2020.

Mientras, el paro registrará una evolución menos favorable como consecuencia de la crisis generada por la pandemia. La estimación es que alcance los niveles de 2019 (14,1%) hasta, por lo menos, en 2026. Este año, escalará hasta el 16,8%, cifra en la que permanecerá sin cambios en 2021.

Las necesidades de financiación derivadas del gasto social para contrarrestar los efectos de la pandemia tendrán un impacto en la deuda pública. Si en 2019 cerró en el 95,5% del PIB, este año alcanzará el 123%.

Por otro lado, el FMI alertó contra la presión que representan para la sostenibilidad fiscal de España los compromisos adquiridos por el Gobierno para incrementar de forma permanente los niveles de gasto corriente mediante el alza de las pensiones y de los salarios de los empleados públicos, mientras que ha recomendado extender los ERTE en función de la evolución de las perspectivas económicas.

El FMI pide centrar las ayudas en los vulnerables y empresas viables