Verstappen cierra el año con su segunda victoria

‘Mad Max’ , que consiguió su primera victoria en el año 2016 en Barcelona, ya suma diez triunfos en su carrera. | EP
|

El día comenzó de la mejor manera posible, con Fernando Alonso haciendo rugir el R25, con el que se coronó por primera vez campeón del mundo.

El asturiano fue la principal atracción antes de la carrera, donde tanto pilotos como mecánicos se quedaban ensimismados viendo pasar al monoplaza de Renault.

Después de esta exhibición, todos se volvieron a concentrar para la última carrera del año, la de Yas Marina, que en otras ocasiones era lugar donde se decidían títulos.

En la salida, al contrario que en los últimos grandes premios, no hubo muchos sobresaltos. Hubo muchos respetos entre todos los pilotos, de hecho, en el ‘top 8’ no hubo ningún cambio de posición.

La parte de atrás parecía más animada gracias a Sergio Pérez, que intentaba remontar puestos con una estrategia de una sola parada.

El mexicano era el que estaba dando espectáculo, pues en la vuelta siete ya era décimocuarto, pero tres giros más tarde, el motor que había cambiado dijo basta y se tuvo que retirar. Un triste final para ‘Checo’ que se despide de Racing Point y tiene un futuro incierto en la Fórmula 1.

 

Algo de emoción

El abandono del vencedor del último Gran Premio provocó un ‘virtual safety car’, que aprovecharon casi todos los pilotos para hacer su parada en boxes y montar las gomas más duras, después de que el  neumático medio no funcionase como se esperaba.

En los boxes hubo cierta polémica con Carlos Sainz, que disputaba su última carrera con McLaren, tras circular más despacio de lo debido, por lo que los comisarios decidieron investigarlo pero finalmente no habría sanción.

A la salida de boxes, el coche de seguridad virtual se convirtió en un ‘safety car’ que  parecía que se iba a agitar la carrera, pero no fue así por lo difícil que era adelantar.

No obstante, en las últimas vueltas hubo algo de emoción por conocer qué escudería sería la tercera clasificada. McLaren eran los mejores colocados, pero tanto Racing Point como Renault no se rendía, e intentaron reducir la distancia pero no sería posible. Siendo los británicos los terceros clasificados en el campeonato de constructores.

Por delante, Max Verstappen lideró durante todo el Gran Premio, que sumado a la ‘pole’ y a la vuelta rápida, le iban a permitir hacer su primer ‘Grand Chelem’, pero Ricciardo se lo impidió en el último giro de la carrera.

Verstappen cierra el año con su segunda victoria