La hierba de la pampa llega hasta el centro y logra enraizar en María Pita

|

En los últimos años, la especie invasora sudamericana conocida como hierba de la pampa ha invadido muchos municipios gallegos, colonizando descampados y zonas verdes. Pero esta plaga alcanzó una nueva cota al arraigar en uno de los torreones de María Pita, donde fue descubierta por los técnicos de mantenimiento en la mañana de ayer. Fue necesario emplear el brazo telescópico Bronte, que permite alzar la canasta a más de 50 metros, para poder limpiar la cúpula de la torre de la hierba, cuyas raíces amenazas con causar daños a la cubierta. 
El responsable del mantenimiento tardó más de una hora en limpiar el tejado de los hierbajos que la cubrían. Hay que tener en cuenta que este vegetal, popularmente conocido como “plumacho”, es extremadamente resistente. No se puede cortar simplemente porque vuelve a crecer mientras tenga raíces y arrancarla de un tirón tampoco es práctico, porque se aferra al terreno y sus tallos están afilados, de manera que producen cortes en las manos. 
Los expertos coinciden en señalar que esta especie importada de Sudamérica para decorar las medianas de las autopistas supone un peligro cierto para la flora autóctona gallega. Otros municipios del área metropolitana que cuentan con más zonas verdes, como Oleiros, sufren más severamente esta plaga, así que han ensayado algunas iniciativas para tratar de erradicarla, aunque ninguna ha tenido un éxito total. En A Coruña su propagación no es tan evidente, pero se puede observar por todas partes en los barrios periféricos, como Mesoiro o A Zapateira. 
La asociación de vecinos Oza Gaiteira Os Castros alertó hace poco de la presencia de varias especies invasoras en la flora del barrio y reclamó al Ayuntamiento que adoptara las medidas necesarias para erradicar estas plantas que, alerta, ponen en peligro la diversidad biológica autóctona. Y entre las especies invasoras que los vecinos denunciaban que están haciéndose con las zonas verdes del barrio están la hierba de la pampa. 
Las asociaciones ecologistas están preocupadas. Algunas de ellas, entre las que se encuentra la coruñesa Hábitat, están preparando un documento que denuncia la situación actual y los medios que hay que poner en marcha para atajarla. “A problemática é brutal. As sementes transportadas polo vento poden chegar a todas partes. Nalgunhas zonas, como no polígono de Mei rás, xa colonizaron todo o terreo”, señalan.
Tampoco es recomendable eliminarla por medio de herbicidas porque también afectaría a la flora autóctona, y los ecologistas aseguran que sería peor el remedio que la enfermedad. “Isto xa pasou antes. É como o visón americano ou a uña de gato”, apuntan.

La hierba de la pampa llega hasta el centro y logra enraizar en María Pita