El Ejecutivo tacha de “difíciles” las medidas y promete sanciones a las universidades

|

  La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, admitió ayer que las medidas aprobadas ayer respecto a Sanidad y Educación en el Consejo de Ministros son “difíciles”, en “un momento difícil”, pero este esfuerzo es “imprescindible” para mantener el Estado del Bienestar.  Sáenz de Santamaría compareció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros junto a los ministros de Educación y de Sanidad, José Ignacio Wert y Ana Mato, para explicar las medidas “estructurales” previstas por el Gobierno para ahorrar 10.000 millones de euros.  La vicepresidenta defendió que se trata de medidas “importantes”, tal para lograr la consolidación fiscal de todas las administraciones públicas, con especial incidencia en los presupuestos de las comunidades, pero también para permitirles tomar medidas administrativas para que puedan lograr cumplir el objetivo de déficit.

Punitivo > Por otra parte las universidades que incumplan los límites de gasto de sus cuentas tendrán “consecuencias punitivas” a partir del curso siguiente al que se produzca la desviación presupuestaria, aseguró el ministro de Educación, José Ignacio Wert. En cuanto a las matrículas de las universidades públicas, los alumnos que no sean ciudadanos de la UE o no tengan residencia en España abonarán “el cien por cien” del coste efectivo de las titulaciones, excepto en los casos de acuerdos de reciprocidad o de de ciertos beneficios con los países de origen. En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, Wert señaló que el real decreto-ley de medidas educativas aprobado ayer incluye a las universidades en el ámbito de aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.
El sistema de sanción estaría a cargo de las comunidades.
El ministro argumentó que con esta medida se trata de “evitar y prevenir” el caso de una “importante universidad”, que no ha precisado por su nombre, con “un desequilibrio económico muy importante que no era conocido” ni siquiera por la comunidad que la financia.

El Ejecutivo tacha de “difíciles” las medidas y promete sanciones a las universidades