Trump alaba a Putin por no expulsar a ningún diplomático como represalia

|

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aplaudió ayer el “gran movimiento” del mandatario ruso, Vladimir Putin, al no expulsar a diplomáticos norteamericanos como represalia por las medidas adoptadas el jueves por la Administración de Barack Obama. “Siempre supe que era muy listo”, destacó Trump, en un mensaje de Twitter en el que citó expresamente al presidente de Rusia.
El Gobierno estadounidense ordenó el jueves la expulsión de 35 diplomáticos rusos, en el marco de una nueva ronda de sanciones que ya se venía anticipando. Putin, en contra de lo que cabía esperar en estos casos, descartó que vaya a tomar represalias para no caer “al nivel de la diplomacia primitiva e irresponsable”. Trump y Putin abogaron en varias ocasiones por revisar el actual mal estado de las relaciones entre Moscú y Washington, evidenciando una buena sintonía que no ha hecho sino alimentar las especulaciones sobre la supuesta injerencia de Rusia en el reciente proceso electoral de Estados Unidos.
Putin, de hecho, se acordó de Trump –y no de Obama– en sus mensajes de Año Nuevo, con los que quiso enviar sus buenos deseos a numerosos dirigentes internacionales. El presidente ruso espera mantener una relación “constructiva y pragmática” con el nuevo Gobierno de Estados Unidos a partir del 20 de enero.
“Los grandes desafíos internacionales y regionales a los que nuestros países se han enfrentado en los últimos años confirman claramente que las relaciones Rusia-EEUU son un importante factor para garantizar la estabilidad y la seguridad en el mundo moderno”, reza el texto difundido por el Kremlin.  

medidas adoptadas
Las autoridades rusas remarcaron ayer que un total de 96 de sus ciudadanos estarán obligados a abandonar Estados Unidos tras las últimas sanciones, tras contar a las familias que acompañarán la salida de los 35 diplomáticos rusos expulsados por Washington. 
Además, la Administración de Barack Obama, cuyo mandato expirará el 20 de enero, impuso el cierre de dos centros frecuentados por las autoridades y los agentes rusos en Estados Unidos, uno en Nueva York y otro en Maryland. El Departamento del Tesoro, por su parte, anunció la inclusión de cuatro agentes de Inteligencia y tres diputados rusos, así como de tres compañías y organizaciones rusas, en la lista de sancionados, lo cual supone que sus activos en Estados Unidos quedarán bloqueados y las empresas estadounidenses no podrán hacer negocios con ellos.
La CIA y otras agencias de seguridad estadounidenses concluyeron este mes que Rusia intervino en las elecciones presidenciales celebradas el 8 de noviembre para propiciar la victoria del candidato republicano, con posiciones más cercanas al Kremlin. 
En respuesta, Putin, aseguró que el Gobierno ruso no responderá con la expulsión de diplomáticos estadounidenses. “Nos reservamos el derecho a tomar contramedidas, pero no bajaremos al nivel de la diplomacia primitiva e irresponsable y estudiaremos los pasos siguientes para restablecer las relaciones ruso-estadounidenses en función de la política que aplique la Administración del presidente Donald Trump”, aseguró Putin, en un comunicado. 
Además, Putin afirmó que Rusia no va a crear “problemas a los diplomáticos estadounidenses” y que “nadie” va a ser expulsado del territorio ruso.

Trump alaba a Putin por no expulsar a ningún diplomático como represalia