Miles de personas se manifiestan contra la política económica de May

La marcha en favor del matrimonio homosexual contó con el apoyo de miles de personas | reuters
|

Miles de personas salieron ayer a las calles del centro de Londres para manifestarse contra la política económica del Gobierno de la primera ministra, la conservadora Theresa May, convocados por una organización denominada Asamblea Popular Contra la Austeridad bajo el lema “Ni un solo día más. Fuera conservadores”.
La convocatoria invita a las personas y organizaciones del país, del comercio, los sindicatos, los partidos políticos a que se unan “en una gran demostración de fuerza y solidaridad”. “Marchamos contra el Gobierno de la austeridad, los recortes y la privatización”, prosigue. “Marchamos por un servicio sanitario y educativo decente, por una vivienda, unos trabajos y uno nivel de vida decentes para todos”, añade.


Los manifestantes denuncian que la primera ministra “carece de un mandato” para imponer sus políticas de derecha y su visión del Brexit después de perder la mayoría parlamentaria en los comicios.


En la marcha participaron muchos residentes europeos en Reino Unido. “La gente está muy enfadada, todos nos sentimos airados con este Gobierno que nos está tratando como si fuéramos los judíos en la época nazi y ha convertido el símbolo de la UE en la marca para distinguirnos de los demás”, explicaron manifestantes italianas y españolas en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik. Se refieren a la intención del Gobierno británico de crear un documento de residencia específico para los europeos que quieran permanecer en el país después de la salida de Reino Unido de la UE.


Austeridad
El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, aseguró que el Gobierno conservador continuará con su política de austeridad para agrandar la “brecha entre ricos y pobres” en el Reino Unido.
El jefe de la oposición en Westminster cargó contra el pacto suscrito esta semana por May con el ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte para mantenerse en el poder, después de perder la mayoría absoluta en las elecciones del pasado 8 de junio.
Con este acuerdo, los unionistas, probritánicos y protestantes, se comprometen a respaldar al Ejecutivo en votaciones clave, a cambio de 1.500 millones de libras (1.700 millones de euros) de financiación adicional para Irlanda del Norte, que el DUP dice que destinará, sobre todo, a infraestructuras, educación y sanidad.

Sector público
“Quiero decirles a cualquier trabajador del sector público de Irlanda del Norte o de cualquier otra parte que no se hagan ilusiones sobre esta gente. Cuando lanzaron el programa de austeridad lo hicieron para llevarlo hasta el final”, dijo Corbyn. El trato con el DUP enfureció a la oposición laborista, a los líderes de las autonomías de Escocia y Gales e, incluso, a algunos “tories”, pues consideran que es discriminatorio con otras partes necesitadas del país.
Respecto a la posibilidad de que Londres relaje sus políticas de ajuste, como han sugerido algunos miembros del Gobierno de May, Corbyn afirmó que los “tories, la austeridad y sus argumentos económicos de austeridad” están “obsoletos”. Aseguró que ha llegado la “era de la imaginación, la decencia y la justicia social”.

Miles de personas se manifiestan contra la política económica de May