Los mariscadores piden más de 200.00 euros en indemnizaciones

27 diciembre 2015 A Coruña.- La cofradía solicita una prórroga para alegar al proyecto de la Ría do Burgo
|

Cuando por fin se ponga en marcha el proyecto de regeneración de la ría de O Burgo, nadie podrá mariscar allí. Eso significará que los cerca de 70 mariscadores de a pie y los casi 40 de a flote que obtienen en los bancos de O Burgo se quedarán sin su sustento. Por eso ayer se reunió la Cofradía de Pescadores, para firmar las alegaciones de la mesa por el saneamiento de la ría. En estas alegaciones piden al Ministerio de Medio Ambiente una indemnización conjunta que superaría los 200.000 euros.
Los mariscadores calculan el monto basándose en anteriores experiencias: 85 euros al día, por 13 días al mes. Y eso, durante año y medio, que es el tiempo que se espera que duren las labores que retiren los lodos tóxicos que se han acumulado en el lecho de la ría. El presidente de la Agrupación de Mariscadores de a pie, Manuel Baldomir, explicó que saben que no podrán trabajar a raíz de un informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) elaborado en 2013. “A contaminación do material pasaría á masa da auga e iso provocaría o peche do marisqueo”, argumentó sobre o proceso de dragado. El alcalde de Cambre, Óscar García Patiño, les apoyó en sus reclamaciones, que considera justas: “É lóxico que se os traballadores non poden traballar durante a retirada dos lodos, que levará meses, canto menos, deberán ter unha compensación económica xusta”. 

almacenamiento de lodos
Además, los mariscadores incluyeron en sus alegaciones la retirada de los áridos finos que cubren el banco marisquero “Baixada grande” y que los que faenan allí consideran que es causante de la bajada en la productividad de un 70%. También les preocupa el destino que tendrán los lodos tóxicos una vez sean dragados del fondo de la ría. Tanto mariscadores como los alcaldes de los municipios bañados por sus aguas están de acuerdo en que no es una buena idea su traslado, lo que generaría muchos costes, y que debe acumularse en dos balsas instaladas en Culleredo y Oleiros. Pero les preocupa la seguridad. 
Por eso piden que se confinen de forme hermética los lodos, que pueden permanecer en el mismo lugar durante años y que se establezca una estricta vigilancia. A todo el mundo le preocupan las fatales consecuencias que podría tener para el medio ambiente un vertido a la ría tras su limpieza.

Los mariscadores piden más de 200.00 euros en indemnizaciones