El juez acusa a quince detenidos del ataque al acto de la Diada en Madrid

Un grupo de trece diputados y senadores de CDC, ERC, PNV, BNG y Amaiur desplegaron ante el Congreso de los Diputados una pancarta en la que reclamaron que todo el mundo fuera a la Vía Catalana. EFE/Archivo
|

El titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, Juan Javier Pérez, que investiga el ataque a los actos de la Diada en Madrid, ha dictado una resolución en la que acusa de cuatro delitos y tres faltas a quince de los detenidos por el asalto al centro cultural Blanquerna el año pasado.

El magistrado les atribuye los delitos de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, daños y amenazas, además de tres faltas de lesiones, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Sufrieron las lesiones tres de los asistentes a la Diada, el delegado de la Generalitat en Madrid, Josep Maria Bosch; el diputado de CiU en el Congreso Josep Maria Sánchez Llibre, y el cámara de TV3 Christian Menéndez.

En el auto, al que ha tenido acceso Efe, el juez decreta el sobreseimiento parcial de la causa con respecto a cuatro personas, al no existir datos objetivos que justifiquen la continuación del procedimiento contra ellas.

Los hechos tuvieron lugar el 11 de septiembre de 2013 en el centro cultural catalán Blanquerna, en Madrid, donde la Generalitat se disponía a celebrar el acto de la Diada en la capital, al que se accedía con invitación oficial.

Cuando el delegado de la Generalitat tomaba la palabra para presentar el acto, accedió al interior del local un grupo formado por al menos los quince imputados con la finalidad de "protestar" e "interrumpir" su celebración.

Este grupo de radicales accedió a la librería abierta al público, situada en la planta baja del centro cultural Blanquerna, y descendió a la planta inferior, donde se iba a desarrollar el acto, "exhibiendo banderas y coreando consignas" como "Cataluña es España".

Miembros de este grupo causaron daños en puertas y enseres del local por un importe superior a 400 euros.

Igualmente, miembros del grupo llamaron "catalán de mierda" a Josep Maria Bosch y le dijeron que le iban a matar.

Después de que tres radicales golpearan al delegado de la Generalitat, a Sánchez Llibre y al cámara de TV3, el grupo abandonó el local y, mientras salían, uno de ellos roció con un aerosol de gas pimienta el local, provocando picores, irritaciones y otras molestias físicas a los asistentes al acto, que tuvieron que salir del local.

En la resolución, el magistrado abre un procedimiento abreviado y emplaza al fiscal y a las partes para que se presenten sus escritos de acusación o soliciten el sobreseimiento del proceso.

El juez expone que los quince imputados admitieron "haber accedido" al centro cultural Blanquerna durante los actos de la Diada.

Argumenta que todos los testigos y víctimas de las agresiones han declarado que "los miembros del grupo actuaron de forma coordinada y al unísono", por lo que puede inferirse "un concierto previo para ello, en buena parte gestionado previamente a través de las redes sociales".

No consta que ninguno de sus miembros se desmarcase del grupo ante los actos violentos cometidos por algunos de sus integrantes, lo que abunda en "la tesis del designio común" para "la interrupción del acto y el ejercicio de una violencia moderada y controlada contra quienes se opusieran a su actuación", según el auto.

El juez acusa a quince detenidos del ataque al acto de la Diada en Madrid