Un prototipo de Citroen sin conductor viaja entre las plantas de Vigo y Madrid

|

Citroen prevé comercializar a partir de 2018 sus primeros vehículos con funciones de conducción autónoma, que permitirán a los usuarios delegar ciertas acciones en el vehículo, señalaron fuentes de la multinacional.
Ayer se realizó el primer trayecto de un vehículo autónomo (uno de los cuatro prototipos que tiene Citroen) en carreteras españolas, tras la aprobación, el 16 de noviembre, por parte de la Dirección General de Tráfico de la regulación que establece el marco para la realización de pruebas con vehículos de este tipo.
Este primer viaje se realiza entre las plantas de PSA en Vigo y la de Madrid. El coche hizo una parada en el Centro Tecnológico de la Automoción (CTAG) de O Porriño, donde recogió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; al conselleiro de Economía, Industria y Empleo, Francisco Conde; y al director de la factoría viguesa, Yann Martin.

un aliado gallego
El nacimiento del vehículo inteligente de PSA cuenta en Galicia con el CTAG como aliado, que participa en el desarrollo de las tecnologías de conducción autónoma desde la puesta en marcha, en el 2014, del Centro de Investigación del Vehículo Inteligente.
Este proyecto de innovación se encuentra actualmente en una segunda fase, la de probar dispositivos de ayuda a la conducción que gestionan la dinámica longitudinal y lateral del vehículo. En fases posteriores, se incrementarán los niveles de automatización de la conducción hasta llegar al nivel 5, el de la plena conducción autónoma (sin conductor).
El presidente de la Xunta, quien tuvo oportunidad de probar el vehículo en el tramo entre O Porriño y A Cañiza, destacó que este prototipo ofrece prestaciones que eran “impensables” hace tan solo unos años (cámaras digitales y radares incorporados, mandos automatizados o una centralita de guiado”.
Así, destacó que este tipo de vehículos puede aparcar solo, frenar ante los obstáculos, circular por autovías y autopistas, y prever las velocidades, ejecutando las maniobras “de forma suave”, y con una “conducción segura”. “El pasajero siente que va seguro, no hay margen para la improvisación, todo es seguro”, señaló, y recordó que otra ventaja añadida es la seguridad en la circulación de los demás coches, lo que permitirá reducir el número de accidentes.
El presidente gallego destacó la participación del CTAG en el proyecto, y subrayó que, con estas pruebas, Galicia acredita que no solo es un “buen lugar” para diseñar, sino también para desarrollar el vehículo del futuro.
Por su parte, el director de la planta viguesa de PSA, Yann Martin, agradeció el apoyo de la Xunta en la puesta en marcha de este proyecto, y recordó al presidente del gobierno gallego que será necesario mantener ese apoyo porque “hay muchas cosas pendientes en la reglamentación”.

Un prototipo de Citroen sin conductor viaja entre las plantas de Vigo y Madrid