En A Coruña se hurta más que en las provincias de Lugo y Ourense juntas

25 julio 2018 A Coruña.- La Feira das Marabillas vive una jornada de sol, música y acrobacias
|

Pero en A Coruña las manos largas son un atributo especialmente común. En los últimos años, los escamoteos no han dejado de crecer y, actualmente, en la ciudad herculina ya se denuncian más hurtos que en las provincias de Ourense y Lugo juntas. De enero a septiembre de este año, en A Coruña se denunciaron 2.729 hurtos, mientras que en toda la provincia de Ourense fueron 1.260 y en Lugo, 1.212.  Un fenómeno que se puede explicar por la gran cantidad de superficies comerciales que existen en el casco urbano coruñés pero también por las grandes fiestas.

Porque ninguna otra ciudad gallega registra tantos hurtos. Incluso Vigo, con una población mayor, se mantiene bastante por debajo: 2.305 en el mismo periodo pero, además, se mantiene estable (en realidad, descendió un 0,9% con respecto al año anterior), mientras que en A Coruña no ha dejado de subir, un  7,7% con respecto a 2017. De hecho, en la ciudad se comete cerca del 18% de todos los robos de la comunidad gallega. 

También se puede señalar que solo han crecido los pequeños robos en las localidades de la provincia, aunque no en todas: por ejemplo, en el área metropolitana, subieron un 35% en Arteixo, pasando de 87 a 118 en un año (siempre en el período comprendido entre enero y septiembre) mientras que en Oleiros descendieron levemente.

Grandes superficies 
Las fuentes consultadas coinciden en que la mayor parte de los hurtos tienen lugar en las grandes superficies comerciales. Iván Blanco, portavoz de la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP)-USO, añade que una gran parte ni siquiera se denuncian y, por lo tanto, no computan en las estadísticas: “Se descubren más tarde, cuando el personal de los centros comerciales realiza el control de mermas. Ahí sí que se ha notado un aumento”.  Solo cuando el vigilante de seguridad descubre al sospechoso y lo captura, es cuando se realiza la denuncia.  Entonces llaman a la Policía Nacional, que lo identifica y fija una fecha para que se presente en el juzgado para ser sometido a un juicio inmediato por delito leve. 


Sin embargo, la seguridad en los centros comerciales y grandes supermercados ha ido disminuyendo para abaratar costes, denuncia Blanco que recuerda que en muchos locales no cuentan siquiera con su propio vigilante, sino que estos van rotando de un sitio a otro   .

Eventos multitudinarios 
Por otro lado, fuentes de la Policía Nacional detectaron este año un incremento de los hurtos en las grandes fiestas veraniegas, donde actúan los delincuentes aprovechando las grandes aglomeraciones. Un ejemplo de ello fue lo ocurrido en julio, durante la Feira  das Marabillas, cuando la comisaría de Lonzas se vio desbordada por la llegada de personas que aseguraban haber sido víctimas de hurtos. La alarma había saltado el día anterior, cuando varias personas se dieron cuenta que les había desaparecido el bolso, la cartera o el móvil. En solo un día, cerca de veinte personas fueron robadas mientras paseaban por entre los puestos. 


No es la única fiesta donde los ladrones operan. Las denuncias son recurrentes en la Noche de San Juan, donde al día siguiente las personas que han participado sufren algo más que resaca: los propios policías han denunciado que, como en el caso de la seguridad privada, la falta de efectivos hace difícil atajar el problema.

En A Coruña se hurta más que en las provincias de Lugo y Ourense juntas