Biden y Sanders se enfrentan en un decisivo debate electoral en EEUU

El exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders protagonizaron su primer cara a cara de las primarias | AEC
|

El exvicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders protagonizaron su primer cara a cara de las primarias presidenciales demócratas, en un debate que se llevó a cabo sin público debido a la situación de emergencia creada por la crisis del Covid-19.

Ambos aspirantes, uno de los cuales deberá enfrentarse al presidente Donald Trump en los comicios del 3 de noviembre, suspendieron sus principales actos de campaña y, de hecho, el propio debate estaba previsto que se llevara a cabo ante una audiencia en Phoenix (Arizona), pero su formato tuvo que se modificado y trasladarse a Washington debido a la rápida propagación de Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Tanto el equipo de campaña de Biden como el de Sanders están trabajando desde hace días desde sus casas, mientras que los actos de campaña que se mantienen, se están organizando de manera virtual. Pese a que Luisiana y Georgia anunciaron la postergación de sus primarias, para el próximo martes se mantienen las convocatorias a las urnas en Arizona, Illinois, Ohio y Florida, que se presentan decisivas para elegir entre ellos al candidato presidencial demócrata.

Biden parte con ventaja, pues ya sumó al menos 890 delegados en la veintena de primarias y caucus celebrados hasta ahora, frente a los 736 de Sanders, aunque todavía está lejos de los 1.991 compromisarios que se necesitan para convertirse en el candidato, por lo que el debate se presentó como uno de sus últimos cartuchos para acortar distancias.

El debate, que transmitían al cirre de esta edición las cadenas de televisión CNN y Univisión, comenzó a las ocho de la tarde hora local (01.00 GMT del lunes), y se preveía que durase dos horas.

El exvicepresidente representa al ala moderada del Partido Demócrata, frente a un Sanders que encarna las aspiraciones de los sectores más izquierdistas de la agrupación, dos facciones rivales de un partido dividido que debe ahora decantarse entre dos aspirantes que son hombres, blancos y de más de 70 años, tras la retirada de aspirantes más jóvenes que presentaban una mayor diversidad de razas y sexos en EEUU.

“Trump debe ser derrotado y haré todo lo posible para hacer que eso ocurra y en primer debate cara a cara, el público estadounidense tendrá la oportunidad de ver quién es el mejor candidato para lograr esa meta”, adelantó Sanders.

Biden y Sanders se enfrentan en un decisivo debate electoral en EEUU