Pescanova recorta su deuda, aunque pierde casi 25 millones en el primer semestre del año

20 junio 2015 página 51 REDONDELA (PONTEVEDRA), 29/05/2015.- Entrada de la sede del grupo Pescanova donde se celebró la junta general de accionistas, hoy en Redondela (Pontevedra), para votar las cuentas y el informe de gestión del ej
|

La deuda financiera neta total del grupo Pescanova tiene hoy un valor nominal por debajo de los 1.000 millones de euros, lo que implica que su patrimonio consolidado, tal y como está previsto en los convenios, es ya positivo. Así se recoge en la información financiera intermedia de la multinacional gallega correspondiente al primer semestre del ejercicio 2015, cuya cifra de ventas consolidada se situó en 501 millones de euros, un 15% más respecto al primer semestre del ejercicio anterior.
Sin embargo, Pescanova cerró el primer semestre de 2015 con unas pérdidas de 24,7 millones de euros frente a los 1.790 millones de beneficios del ejercicio anterior. Ese desfase se explica en gran medida en la quita de un 90% de la deuda de la matriz, de 2.700 millones de euros, en el ejercicio pasado, en tanto que las cuentas que se aprobaron el pasado mes de junio para las filiales no computan en este balance.
El resultado operativo antes de amortizaciones, deterioros y otros resultados no estrictamente operativos (ebitda) fue positivo en 17 millones de euros.
La reducción respecto al ejercicio anterior se explica en unas “condiciones de mercado adversas” en las que la evolución del tipo de cambio euro/dólar y la “fuerte reducción” en los mercados internacionales del precio en origen de algunas especies impactó en la cuenta de resultados de varios negocios del grupo.
En todo caso, abundó en que “mantener la senda positiva” de resultados “es indicativo de la fortaleza” de los negocios de Pescanova y el mantenimiento de la “positiva senda” que ha ido mostrando en el nivel de actividad desde que se consiguió estabilizar la crisis generada por la entrada en concurso. Pescanova destacó que en los últimos meses se han puesto en marcha una serie de cambios organizativos y de medidas de mejoras de eficiencia y rentabilidad.  El objetivo es consolidar el incremento de ventas y la mejora del ebitda en los próximos semestres, lo que “sin duda” contribuirá a mitigar el impacto que puedan tener las evoluciones negativas puntuales de variables relevantes como precios y tipo de cambio.
Otro “hecho muy relevante” acaecido en el semestre es la aprobación definitiva de los convenios de acreedores de las diez filiales españolas que estaban pendientes de reestructuración al inicio del ejercicio.

Pescanova recorta su deuda, aunque pierde casi 25 millones en el primer semestre del año